lunes, 24 de julio de 2017 13:15

La Columna de Jose: BOLÍVAR, EL REVOLUCIONARIO.

La Columna de Jose (*)
BOLÍVAR, EL REVOLUCIONARIO.

En la tarde del jueves 24 de julio de 1941, en el Anfiteatro "Bolívar", en la Universidad Nacional Autónoma de México, Pablo Neruda concluía la lectura de su “Canto para Bolívar” diciendo por Bolívar: “Despierto cada cien años cuando despierta el pueblo”. Toda esa generación que venció al Absolutismo Español del Siglo XIX, los que tuvieron estatuas, los que tuvieron anónimas tumbas ó los que acabaron con sus cuerpos insepultos en los campos de batalla de la larga Guerra de Independencia, fueron no sólo héroes independentistas, sino también revolucionarios que consiguieron transformar en realidad el ideal revolucionario de liberar a los pueblos de una tiranía, donde “la voluntad del déspota, es la ley suprema ejecutada arbitrariamente por los subalternos que participan de la opresión organizada, en razón de la autoridad de que gozan”, sin lugar a dudas aquel mal gobierno era predecesor del fenómeno del futuro neocolonialismo, que continuaría utilizando a los antiguos territorios españoles en América sólo como fuente de materias primas para el capitalismo. En la breve reseña biográfica, escrita por Marx entre Diciembre de 1857 y el 8 de enero de 1858 se describe aquel ideal de Simón Bolívar “la erección de toda Sudamérica en una república federativa” (Ripley/Dana, 1858, p.231), sin embargo la organización política final de los territorios liberados del absolutismo español, no fue del todo tan democrática y republicana como podía ser la idea de una nación democrática y republicana en el siglo XIX, por culpa de las tendencias autoritarias de los representantes políticos de la burguesía local en cada espacio territorial que se va constituyendo por encima del deseo de los revolucionarios independentistas de una sola patria grande. Y es que Bolívar el Revolucionario, comprendió que los pueblos de la América española debían estar unidos en una sola patria más aun al analizar esa realidad de las primeras décadas del Siglo XIX, los territorios inmensos llenos de materias primas no contaban con una industrialización como existía en la Europa de aquel tiempo, los independentistas que buscaban romper las cadenas con el absolutismo español del siglo XIX no pudieron concretar aquel sueño de una Patria Grande que se fue fragmentando de acuerdo a los intereses de las burguesías locales en los grandes centros urbanos que no creían otro mundo posible más allá de la consuetudinaria dependencia producida en la lógica de ser la supuesta elite política comercial del continente. Burguesías locales que terminaron entregando las riquezas de los recursos naturales de sus países al apetito voraz del capitalismo Británico del Siglo XIX y después al Neocolonialismo del Imperialismo Norteamericano. Ya había Vislumbrado Bolívar esa realidad futura, el 5 de agosto de 1829 cuando escribió: “los Estados Unidos que parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miserias a nombre de la Libertad”, Bolívar igual que San Martín eran partidarios de la teoría de la Patria Americana ó la Patria Grande.

Bolívar, el revolucionario al igual que Bakunin ó Marx, también era un ser humano y los humanos pueden cometer errores. Más allá de los mitos, se debe también analizar la realidad histórica que rodeo al proceso de la Guerra de Independencia, asociándola con la necesidad de completarla porque con la derrotar en América del Absolutismo Español del Siglo XIX sólo se logro una independencia y soberanía parcial, luego los pueblos de la idealizada Patria Grande de San Martín y Bolívar, fueron nuevamente neocolonizados. Obviamente la historia oficial en Bolivia ó en otros países durante casi todo el siglo XX prefirió no profundizar en esos aspectos. Cómo dijo Bolívar en el discurso de instalación del Congreso de Angostura el 15 de febrero de 1819: “un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción”.

(*) El autor José Luis Claros López, es Comunicador Social y Escritor. El presente artículo fue difundido en http://desdeyacuiba.blogspot.com/2017/07/la-columna-de-jose-bolivar-el.html

Bibliografía.
Bolívar, Simón. (1922) Discurso en el Congreso de Angostura. J. García Monge, Editor. San José de Costa Rica.
Neruda, Pablo. (1983) Tercera Residencia (1935-1945). Seix Barral Editores. Tercera Edición. Barcelona, España. 
Ripley, George/Dana, Charles A. (1858) The New American Cyclopaedia: A Popular Dictionary of General Knowledge. D. Appleton & Company. New York, USA.



Rostro de Bolívar resultante de la reconstrucción ordenada por el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, revelado el 24 de Julio de 2012.

      

domingo, 23 de julio de 2017 18:24

La Columna de Jose: ANIMALES SUELTOS EN LA CARRETERA SON UN PELIGRO

La Columna de Jose (*)
ANIMALES SUELTOS EN LA CARRETERA SON UN PELIGRO

En Bolivia, está en vigencia el Decreto Supremo Nº 2079, de 13 de agosto de 2014 que aprueba el “Plan Nacional de Seguridad Vial 2014 - 2018” de acuerdo a lo dispuesto para su implementación por el citado Decreto, el Ministerio de Gobierno, a través del Viceministerio de Seguridad Ciudadana, podrá coordinar con las entidades territoriales autónomas, así como con las demás instituciones y entidades vinculadas con la problemática de la Seguridad Vial en Bolivia, la implementación del “Plan Nacional de Seguridad Vial 2014 - 2018”, a través de los planes departamentales, municipales e indígena originario campesinos de seguridad ciudadana, en el marco de la Ley Nº 264, de 31 de julio de 2012, del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana “Para una Vida Segura”. De acuerdo al anexo del Plan Nacional de Seguridad Vial 2014-2018, un 13% de los accidentes de Tránsito en el Departamento de Tarija suceden en las Carreteras y caminos, en Tarija mueren 4,9 % del total de las víctimas de los accidentes de tránsito.

Según la prensa nacional, desde abril de 2017, la Asociación de Municipios de Santa Cruz (Amdecruz), como también las brigadas parlamentarias de Chuquisaca, Tarija y Santa Cruz preparan una propuesta para que la Asamblea Legislativa Plurinacional promulgue una Ley Nacional para prohibir la circulación y el abandono de animales sobre las carreteras que son una causal de los accidentes de tránsito, que en muchos casos tienen un saldo fatal. En el Departamento de Tarija, la necesidad de una normativa departamental que contribuya en solucionar este problema fue propuesta por el Asambleísta Departamental Jorge Arias. Una parte del problema es que los propietarios de los terrenos sobre la ruta prácticamente tienen sus animales vivos de milagro, eso incluye no sólo a los animales domésticos de compañía como los perros, sino también los animales de granja. Los animales sueltos, sobre todo en la Ruta 9 (Carretera que une Yacuiba con el oriente de Bolivia) se mueven libremente por la carretera ocasionando en más de una ocasión accidentes. La responsabilidad obviamente recae sobre los propietarios, pero también sobre las instituciones públicas que deben implementar estrategias enmarcadas en lo dispuesto por el “Plan Nacional de Seguridad Vial 2014 - 2018” con el objetivo de por fin de solucionar esta situación, quizás implementando infraestructuras viarias que impidan a estos animales cruzar la vía en cualquier momento y sancionando a los propietarios de los animales que por transitar sin ningún recaudo por la carretera produzcan accidentes. Y es que los animales sueltos en la carretera son un peligro.

(*) El autor José Luis Claros López, es Comunicador Social y Escritor. El presente artículo fue difundido en http://desdeyacuiba.blogspot.com/2017/07/la-columna-de-jose-animales-sueltos-el.html

miércoles, 19 de julio de 2017 13:21

La Columna de Jose: EL MAS Y EL PROBLEMA DE LOS BAGALLEROS

La Columna de Jose (*)
EL MAS Y EL PROBLEMA DE LOS BAGALLEROS.

En su cuenta de twitter (http://twitter.com/evoespueblo/status/789579836440313856) el 21 de octubre de 2016 Evo Morales expresaba lo siguiente: “Apoyar derechos económicos de vilipendiados, como los bagalleros en Yacuiba, molesta a la derecha. Esta revolución es de todos y para todos.” En Yacuiba, cuando llegan los tiempos electorales, todos buscan a los bagalleros por representar una fuerza electoral significativa por su práctica de una disciplina sindical al interior de lo que conocen ellos como la “Familia Bagallera” situación que permite garantizar una organización social combativa en la defensa de sus conquistas y derechos de sus más de 2.500 afiliados, la cuestión de los bagalleros es manejada en muchas ocasiones de manera irresponsable por la prensa en del interior de Bolivia y también del exterior quienes prefieren simplifica toda la cuestión a repetir que los bagalleros son contrabandistas, en realidad no lo son. Para ellos el ser bagallero es ser un trabajador.

No existen empresas en el departamento de Tarija que produzcan harina de trigo para su exportación, por lo que necesariamente importan este producto mayormente de la Argentina, a través de las fronteras de Bermejo y Yacuiba. En consecuencia se podría decir que los principales enemigo en las sombras de los trabajadores bagalleros en realidad son la CAO (Cámara Agropecuaria del Oriente) y la ANAPO (Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas y trigo), ambas instituciones representan los intereses del Sector Conservador del Empresariado rural oligárquico, la CAO reporto una caída de 21% en la producción de granos el 2016, este déficit en la producción significa cada vez menos harina para el mercado de consumo interno, que debe abastecerse con la importación. Producto de tal situación los productores del oriente Boliviano, exigen al SENASAG (Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria), mayores medidas de control, para que los productos que están siendo internados por frontera cumplan con todos los requisitos de importación. Y es que durante la gestión 2016, según SENASAG, la harina de trigo fue el producto que más se importó a Bolivia. Por eso los medios de comunicación del oriente boliviano ligados a los intereses del Sector Conservador del Empresariado rural oligárquico, estigmatizan con el estereotipo de contrabandistas a los trabajadores bagalleros, cuando en realidad ellos mismos saben de sobra que de acuerdo a datos del Instituto Boliviano de Comercio Exterior, la Asociación de Industriales Molineros (ADIM) señala la existencia en lo referido al contrabando de Harina de Trigo de un crecimiento sostenido “en los últimos diez años y en su desarrollo ha comprometido una diversidad de intereses y actores”, sin embargo según el ADIM el 81% del contrabando de harina argentina ingresa por la frontera de Villazon, 14% por Yacuiba y 5% por Bermejo. Y ante la crisis económica que vive la región, los trabajadores bagalleros se dedican a pasar de manera lícita los cargamentos de harina, la principal demanda de lucha de los bagalleros desde 2015 es conseguir la derogación o llegar a un acuerdo por trato igualitario en cuanto a la exportación de mercadería argentina, y que incluye el pago de arancel por harina y trigo. Y es que los grandes comerciantes no pagan arancel por el ingreso de estos productos, pero que a los pequeños exportadores les obligan a abonar elevadas tasas, la Resolución Administrativa SENASAG Nº 064/2016 de 6 de mayo de 2016, que entre otros considerandos vistos el Estado tiene la obligación de garantizar la seguridad alimentaria para la población boliviana, aprueba el Reglamento Especial para la Emisión del Certificado Sanitario para la Importación de Harina de Trigo Fortificada de Origen Argentino, pero la situación de los Trabajadores bagalleros se agrava por otro lado cuando en Argentina luego de la instalación del Gobierno de Mauricio Macri este decide la derogación de todo gravamen a la exportación primero de granos y luego desde mayo de 2016 a la exportación de derivados de la soya todo esto con el objetivo de fomentar el desarrollo agrícola.


Toda esta problemática, no sólo revelan la dependencia en la cuestión de la soberanía alimentaria del país a la importación por la insuficiencia de la producción, sino también permite descubrir un problema social relacionado con la cuestión laboral que termina forzando que los trabajadores bagalleros decidan realizar constantemente medidas de presión que incluyen el corte del paso fronterizo del Puente que une a Bolivia con Argentina, el Movimiento al Socialismo luego de más de una década de gobierno no ha podido resolver en el caso de Yacuiba y del Gran Chaco el problema de la generación de fuentes laborales estables, tal estado de cosas produce que los trabajadores bagalleros no vean otra salida laboral y por lógica defiendan la única fuente de ingresos que tienen. Y es que la clase trabajadora no puede vivir sólo de discursos y demagogia, cómo respuesta para los problemas de los miles de Trabajadores Bagalleros, el Estado Plurinacional, el 2016 les entrego una Sede Social que costó 3,2 millones de Bolivianos, olvidando que un año antes el 2015 el Presidente Evo Morales se había comprometido a encontrar una solución legal a las restricciones implementadas por SENASAG cuando los bagalleros trasladan mercadería de argentina hacia Bolivia, lo cual es un acto lícito porque respeta los parámetros establecidos para el comercio fronterizo entre ambas naciones, por esa razón es incorrecto estereotipar a los trabajadores bagalleros de la zona fronteriza de Yacuiba como contrabandistas. 


(*) El autor, José Luis Claros López es Comunicador Social y Escritor. El presente artículo fue difundido en http://desdeyacuiba.blogspot.com/2017/07/la-columna-de-jose-el-mas-y-el-problema.html

lunes, 17 de julio de 2017 18:03

La Columna de Jose: LA UNIVERSALIDAD DEL DESAPARECIDO MARCELO QUIROGA SANTA CRUZ Por José Luis Claros López

La Columna de Jose (*)
LA UNIVERSALIDAD DEL DESAPARECIDO MARCELO QUIROGA SANTA CRUZ
Por José Luis Claros López

Julio Cortázar en 1980 durante una conferencia sobre literatura, reflexionó un breve momento expresando las siguiente palabras con relación al asesinato del autor de Los Deshabitados: “…y pienso en hombres como Marcelo Quiroga Santa Cruz, asesinado en Bolivia porque su mera sombra era para los militares golpistas lo que el espectro de Banquo para la conciencia de Macbeth…”  

Los primeros textos literarios de Marcelo Quiroga Santa Cruz datan de su época temprana de estudiante cuando escribió versos. Pero es su novela titulada “Los Deshabitados” no sólo la más conocida sino la más universal, que surge según el autor por una extraña sensación de melancolía, publicada en los tiempos del comienzo del Boom Latinoamericano del Realismo Mágico, es técnicamente inspirada en la narrativa de James Joyce, para 1962 fue reconocida en el Certamen de la Novela Iberoamericana organizado por la Fundación William Faulkner, describiéndola como "la mejor obra hispanoamericana escrita desde la Segunda Guerra Mundial”, es una narración sin descripciones de paisajes ni ambientes, pero sus personajes reflexionan sobre la cotidianidad de los problemas y el destino del hombre sobre la tierra. En 1969 a convocatoria de la Sociedad de Escritores de Chile participa del Encuentro de Escritores Latinoamericanos, efectuado en Santiago de Chile del 18 al 21 de agosto de 1969, según Walter Gonzales Valdivia, a partir de la participación de Marcelo Quiroga Santa Cruz en aquel encuentro surge un amistad con el escritor mexicano Juan Rulfo, el autor de “Pedro Páramo”, quien sintió una profunda admiración y respeto por Marcelo Quiroga Santa Cruz, años después, Rulfo el 17 de noviembre de 1980, en un acto de homenaje póstumo a la memoria de Marcelo Quiroga Santa Cruz en el auditorio Justo Sierra de la Universidad de México expreso lo siguiente: “Nos hemos quedado sin Quiroga Santa Cruz como también sin San Martín, sin Sucre y sin tantos otros que murieron sacrificándose por esta pobre América”.

El militante del Partido Socialista Uno, autor de poemas, ensayos y de la célebre novela “Los Deshabitados” Marcelo Quiroga Santa Cruz, fue muerto en combate según la versión oficial de 1980, pero en realidad el autor de Los Deshabitados fue asesinado y después de tantos años de vigencia de un sistema democrático en Bolivia todavía sus restos continúan desaparecidos lo cual es una contradicción más de un régimen político liderado por Evo Morales y el Movimiento al Socialismo que durante ya por más una década gobierna según cuenta la publicidad oficial con la teoría socialista por delante y que tendría la responsabilidad histórica de descubrir el lugar donde fueron ocultados los restos del desaparecido Marcelo Quiroga Santa Cruz. Pero la historia no se detiene a tiros, Marcelo Quiroga Santa Cruz, después de su desaparición su presencia ideológica fue muy fuerte para la formación política de muchos jóvenes bolivianos, una presencia por medio de su voz recordada en infinidad de discursos que son el reflejo de su época y una crítica constante a la hipócrita falta de moral en la política boliviana. Su voz fue capaz de “callarlos a todos”, lo cual provocaría su trágico desenlace porque la élite oligárquica conservadora nacional que ligada con los intereses capitalistas de los Estados Unidos temía por el potencial político en ascenso electoral de Marcelo Quiroga Santa Cruz por eso fue asesinado el 17 de julio de 1980. Su muerte dejó a la  izquierda política boliviana en una debilitada posición que fue aprovechada por otros políticos sin la grandeza moral del desaparecido Marcelo Quiroga Santa Cruz, al fin y al cabo la grandeza no sólo se mide por los aspectos materiales, sino más bien por los factores relacionados con la dignidad humana.


(*) El autor José Luis Claros López, es Comunicador Social y Escritor. Columna publicada en http://desdeyacuiba.blogspot.com/2017/07/la-columna-de-jose-la-universalidad-del.html

Fotografía de un Afiche pegado en julio de 2010 en una calle de La Paz.

sábado, 15 de julio de 2017 18:24

LA SILENTE DAMA Por José Luis Claros López

LA SILENTE DAMA
Por José Luis Claros López

Era un domingo por la tarde. Ella permanece sentada en la esquina de la cama respirando profunda y pausadamente, lleva un vestido negro, su cabello recogido, la falda corta deja al descubierto sus torneadas piernas envueltas por unas medias de nylon negro sobre las cuales al costado está dibujada una sensual serpiente que sube hasta sus muslos, su espectacular belleza reposa sobre tacones de punta, ella sonríe invitándole con cada pícaro movimiento de sus dientes apretándose sus propios labios, a que imagine de qué color eran sus bragas y el brasier con motivos florales bordados sobre tul que con celos esconden su intimidad. Él nota contemplándola, que su piel y su pensamiento son estremecidos por el deseo provocado por aquella silente dama que sin decirle todavía ni una palabra estaba invitándole a ir con ella por un tortuoso camino rumbo al amor. A ella le gustaba ser tan complaciente con él. Aquel hombre causaba en ella un éxtasis inimaginable sobre todo cuando sus dedos empezaban a explorarla abriéndole las piernas sin compasión con una calma propia de una tormenta mientras pensaba en esas cosas, seguía sentada en el borde de la cama disfrutando plenamente del momento.

Cálidas sensaciones hicieron que aquella soporífera tarde de domingo sea más llevadera desde aquel momento cuando él sin avisar la cogió por sus caderas, ella incorporándose le rodeo románticamente su cuello con sus brazos, mientras él la guiaba por la habitación acompañados por una sinfonía de jadeos y suspiros acorralándola contra la pared; besos apasionados se sucedieron hasta dejarse mutuamente sin respiración, ella se dejaba llevar, rindiéndose a las caricias atrevidas con las cuales experimentaba una sobredosis de pasión, las bragas que llevaba puesta empezaron a deslizarse por entre sus piernas hasta caer al suelo y empezó a sentir entonces sus tiernas embestidas que la humedecían cada vez más; tras varios minutos ella le pidió sin dejar de jadear placenteramente que la deje respirar un poco, su vestido estaba empapado en sudor. Apenas habían comenzado, se miraban a los ojos, mientras se desnudaban, al final se recostaron en el piso donde las ropas tendidas hicieron de sabanas, él con frenesí le levanto las piernas colocándola sobre sus hombros, sus corazones latían más de prisa. Ella sentía ser oprimida por su cintura, que sus pezones erizados, querían seguir repitiendo aquellas sensaciones mientras experimentaba fascinada la manera deliciosa con la cual sus dedos eran besados seguido de gemidos erotizantes y sonrisas placenteras en una dulce armonía, un beso placentero y eterno en la boca. Pero mágicamente los minutos no se suceden, parecía ser una tarde de domingo cualquiera, en realidad es una de aquellas tardes que jamás pueden ser olvidadas.


Ella entonces abrió los ojos. Delante sólo un espejo. Era una fría tarde de un domingo de invierno, sin embargo ella no sentía frío porque ardía con el calor provocado con la evocación de aquel placentero momento, volvió a cerrar los ojos, sus manos acariciaban su cuerpo complaciéndose a sí misma, sintiendo cómo sí fuese real el momento cuando le mordían la comisura de sus labios tentándola para que despertase, todo en ella se fue tensando excitada imaginando saborear nuevamente la liberación de un orgasmo delicioso que irrigaba de placer todo su cuerpo. En esos momentos de tanta excitación sonó su celular, era la alarma, tenía que ir a la Misa Dominical de las siete de la noche. Estaba roja como un tomate y respiro profundamente durante un par de minutos para serenarse, luego se levanto rápido rumbo a la ducha, varios minutos después ya estaba en camino a la Iglesia. Al salir, él se le acercó y ella no dijo nada permaneció callada, caminaron en silencio sin decir ninguna palabra por las calles desiertas de una noche invernal acompañándose mutuamente luego fue la despedida inevitable, pero ella recordó aquella tarde de domingo cuando ambos fueron amantes  y por eso le beso con cariño sus mejillas, después abrió la puerta pero sintió cómo él tomándola de la cintura intento susurrarle algo al oído pero prefirió morderle la oreja con ternura, era el inicio apasionado de otra historia.

martes, 4 de julio de 2017 12:38

Tu voz (Un poema escrito por José Luis Claros López)

TÚ VOZ
Por José Luis Claros López

Entre las invisibles
líneas del viento,
tu suave voz
produce un universo
de palabras encantadas,
una serenata de versos
de sentimientos sensibles;
de sílabas embrujadas
y por el celular
escuchar tu voz,
es como soñar
una estrella veloz
y no te lo digo
sólo por decir,
es con un verso
que te lo digo;
tú voz cariñosa
como dulce música
en una perfecta melodía
luego de una noche fría
alegra mi día.

Yacuiba, invierno del año Diecisiete.

jueves, 22 de junio de 2017 18:22

Apuntes Historia de Yacuiba

Apuntes Historia de Yacuiba

Es una compilación de artículos sobre historia local de Yacuiba y del Chaco Tarijeño elaborados por el Tec. José Luis Claros López (Técnico en Comunicación Social y Periodismo). Los artículos que comprenden la compilación: "Apuntes Historia de Yacuiba (Hasta 1910)" están disponibles en sus fechas de publicación en el blog: http://www.desdeyacuiba.blogspot.com  


domingo, 18 de junio de 2017 22:00

LA COLUMNA DE JOSE: YACUIBA, EN LA PRIMER DÉCADA DEL SIGLO XX. Por José Luis Claros López

LA COLUMNA DE JOSE (*)
YACUIBA, EN LA PRIMER DÉCADA DEL SIGLO XX.
Por José Luis Claros López

INTRODUCCIÓN.

El año de 1900 ñandúes domesticados tranquilamente recorren las calles de arena de Yacuiba (Smithsonian, 1901, p.517), “…Los avestruces no superabundan como alguien ha dicho y como generalmente se supone. Sin embargo no son en realidad escasos, lo que nos consta por haberlos visto con frecuencia, aún cuando no en grandes grupos…” (Baldrich, 1889, pp.187-188), después del terremoto de 1899 Yacuiba va renaciendo entre toldos de indios chanes que aún conviven con los criollos que son los bolivianos nacidos en el Chaco Tarijeño. En 1902 el Baron Nils Erland Herbert Nordenskiöld, etnógrafo y explorador sueco, mientras realiza sus primeros estudios de la región del chaco decide albergarse en la ciudad de Yacuiba “…desde Buenos Aires fueron directamente a Yacuiba, una ciudad en la frontera entre Argentina y Bolivia…” (Vestkusten, 1915, p.1). Para finales del siglo XIX las poblaciones Bolivianas de Yacuiba y Caiza son importantes centros de colonización y asentamiento de criollos y nacionales, “…físicamente la frontera del Chaco fue avanzando, a medida que se establecían estancias, haciendas, pueblos y fuertes…” (Robertson, 2015, p.3) donde la pacífica convivencia con los indios de la zona es importante. Los últimos años del Siglo XIX, son años de constante viajes a la zona de frontera entre Yacuiba y Tartagal realizada por técnicos y peritos argentinos y bolivianos (incluyendo extranjeros contratados por el Gobierno de Bolivia) para definir la cuestión de límites en lo que se refiere al trazado de la frontera entre ambos países, reclamando Bolivia la posesión de Yacuiba como parte de la nación boliviana.

La comprobación de que la línea del tratado de 1889 colocaba a la población de Yacuiba en territorio argentino fué alegada con aparente alarma por la parte de Bolivia como un hecho suficiente para impugnar la demarcación de la frontera cuando en su buena parte ésta ya había sido aceptada por el gobierno boliviano sin objeción. Se decía que tal población había sido siempre boliviana y en consecuencia, no podía pasar bajo la soberanía argentina, sin menoscabo de la primera. (Moreno Quintana, 1926, p.968)

Yacuiba para mediados de la primera década del Siglo XX es un pueblo que se recupera del devastador terremoto de 1899, su población crece de 300 habitantes en 1897 a 2446 habitantes entre nacionales y extranjeros para 1900, entre 1908 y 1909 Nordenskiöld realiza un viaje de estudios por el Chaco Tarijeño arribando el 18 de mayo de 1908 a la villa de Yacuiba, que describe con los siguientes términos: “…un pueblo grande en la frontera entre Bolivia y Argentina. En la actualidad existe un lugar bastante decente, pero antes era un antro peligroso de los criminales, que escapaban hasta allí por temor a la policía argentina…” (Nordenskiöld. 1926, p. 18) el 2 de junio de 1897 se firma un Acta Protocolizada entre Argentina y Bolivia, representada por el ministro argentino de Relaciones Exteriores, doctor Amando Alcorta, y el plenipotenciario boliviano, doctor Telmo Ichazo con el objetivo de definir la cuestión de límites entre ambas naciones en la zona que comprendía la ubicación de Yacuiba, “…en virtud del cual, se estipulaba la cesión de Yacuiba a Bolivia con el territorio que fuese necesario para su desenvolvimiento…” (Moreno Quintana, 1926, p.969) para comienzos del Siglo XX, la villa de Yacuiba tiene una mayor cantidad de población Boliviana pero también una significativa población de origen argentino (237 habitantes) que representa según los datos del Censo de 1900 un 10% del total de la población de Yacuiba y muchos extranjeros provenientes de naciones Europeas, aunque no se da una ocupación militar y política de Yacuiba por parte de la República Argentina (como sucedió con la villa de Tarija en 1825); en las primeras décadas del siglo XX se va dilucidando de manera pacífica y diplomática, la cuestión de límites entre Argentina y Bolivia, garantizándose así la permanencia de la villa de Yacuiba dentro del territorio de la nación Boliviana, lo cual es visto por la Prensa Argentina de la época como sí se “…hubiera obsequiado dos importantes villas y varios miles de argentinos a Bolivia…” (Diez de Medina, 1955, p. 139), el martes 22 de diciembre de 1903 el diario argentino La Nación destaca que: “…la demarcación de la frontera en la parte que comprende la villa de Yacuiva. Por este medio tienden las cancillerías á establecer la línea divisoria en condiciones equitativas para los dos países…” (La Nación, 1903) al modificarse la línea de frontera por la cuestión de Yacuiba, con fecha 28 de enero de 1904 fue celebrado el tercer protocolo entre el ministro argentino, José A. Terry, y el plenipotenciario boliviano, doctor José M. Escalier, con el objeto de modificar la línea establecida en los protocolos anteriores en la región de Yacuiba, “…excepción hecha del reducido espacio de Yacuiva, donde para conservar en su propia soberanía el pueblo del mismo nombre, ha sido indispensable modificar la expresada línea…” (Biblioteca Digital de Tratados del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Argentina.  Acta para facilitar la ejecución del tratado de límites con Bolivia del 10 de mayo de 1891. Buenos Aires, 23 de abril de 1902), reduciendo el territorio asignado a esta región (Moreno Quintana, 1926, p.970), en Yacuiba todavía existen para comienzos del siglo XX una gran cantidad de nativos, “…además en todo el valle se encuentran bastantes haciendas alguna población boliviana y mucha indiada…” (Boletín Instituto Geográfico Argentino, 1897, p.164) estos pobladores nativos vivían a finales del siglo XIX al interior de las Misiones de los Padres Franciscanos dedicándose a diversas actividades, entre las cuales sobresale lo agrícola pero no sólo al interior de los límites de la Misión sino también en sus alrededores, a finales del Siglo XX en 1893 Manuel O. Jofré informa a sus superiores que los indígenas no sólo cultivan las tierras de la Misión de Aguairenda cerca de Yacuiba, si no también otras tierras aparte.

En el caso de Aguairenda, según Jofré, la gran mayoría de la tierra cultivada estaba en manos de los chiriguanos: "Aparte de los tres pequeños huertos de la misión, los indios tienen treinta plantaciones de banano, treinta y cuatro cañaverales y Treinta y seis huertas de naranjos, distintas de las siembras de menor consideración, y sus plantaciones de maíz ". Aunque no tenemos información útil sobre los tipos de producción agrícola en las aldeas indias antes de la fundación de la misión (aparte de una lista de especies de plantas "tradicionales"), es lógico asumir que los indios de misión cultivaron ciertos cultivos europeos como caña de azúcar, más intensamente una vez que se establecieron las misiones. (Langer/Jackson, 1995, p.59)

En la segunda mitad del siglo XIX, producto de la Ley de 10 de septiembre de 1871 y del Decreto Supremo de 13 de septiembre de 1871 en las Misiones del Chaco Tarijeño, los Padres Conversores tenían el poder religioso pero también el poder político, económico y judicial en las misiones franciscanas; esta situación generará ciertos conflictos políticos que generaran prontos pedidos de secularización de las misiones como lo demuestra la nota emitida por la Prefectura de Tarija fechada el 23 de marzo de 1872, informando al Gobierno Nacional sobre las actitudes que asumen los Padres Conversores en la Provincia de Salinas jurisdicción territorial en la cual se encuentran los territorios del Chaco Tarijeño.

Circunscriptos en su propia conveniencia de utilidad pecuniaria y de comercio, se han apropiado de bastos y extensos terrenos de ganadería, habiéndose convertido en los únicos monopolizadores de la venta de ganados ejerciendo hostilidades aún sobre los animales que traspasan sus campos de pastación. (Langer/Bass Werner, 1988, p.317)

Esta situación cambiará a partir de la promulgación de la Ley de 23 de enero de 1900, que dispone la derogación del Reglamento de 13 de septiembre de 1871, autorizándose al Poder Ejecutivo, para que, en vista del estado de las misiones, dicte otro que esté conforme con la Constitución y leyes vigentes, con la implementación de un nuevo Reglamento de Misiones, disponiéndose que a partir de 1905 las misiones dependan en su organización y régimen del Ministerio de Colonización, correspondiendo a los Delegados Nacionales, Prefectos y Sub-prefectos vigilar el cumplimiento de las leyes en aquellas Misiones que se hallen establecidas en el territorio de su jurisdicción, cuidando que los Padres Conversores cumplan con las instrucciones que dichas autoridades administrativas les impartan, está situación de secularización de las Misiones se implementa durante los siguientes cinco años hasta 1911 abarcando la totalidad de las misiones existentes en el territorio del Chaco Tarijeño, decisión que ya se veía venir desde la realización de la Convención Nacional reunida en la ciudad de Oruro en el mes de octubre de 1899, donde Fernando Guachalla, en su calidad de Secretario General de Estado durante su informe a la Convención Nacional de 1899 hacía énfasis en la situación del tráfico con engaños de los “neófitos” bolivianos que viven bajo el cuidado de los Padres Conversores, este tráfico de mano de obra con rumbo a la República Argentina se produce desde las Misiones con lo cual se fundamentaba su pedido de que las Misiones estén bajo la “supervigilancia” (Bolivia, 1899, p.262) de los respectivos Subprefectos.

los neófitos sonsacados y extraidos de las misiones, son conducidos á la República Argentina donde se les vende al precio de Bs. 25 por cabeza. (Bolivia, 1899, p.261)

La migración de los “neófitos” a la Argentina para trabajar en los ingenios azucareros, fue un tema muy controvertido a fines del Siglo XIX y principios del XX, situación que fue permitida durante la segunda mitad del siglo XIX por las autoridades de Bolivia; como da testimonio el siguiente fragmento de una circular emitida el 20 de mayo de 1875 por el Jefe Superior del Territorio del Gran Chaco, Manuel Othon Jofre a los Reverendos Padres Conversores de las Misiones del Gran Chaco, dando licencia a los “Neófitos” para que vayan a trabajar a las haciendas argentinas. Los “neófitos” son los indígenas infieles recién convertida a la religión católica por los Padres Conversores y que viven al interior de las Misiones.  

Con tal propocito me permitiré dar licencias para que, los Dependientes de las Haciendas Arjentinas limítrofes, puedan estraer indios para los servicios temporales que precisen ecsaminando i comprobando antes el buen trato que han de darles íla puntualidad en el pago de sus respectivos salarios. (Langer/Bass Werner, 1988, p.400)

Pero después, la migración de los “neófitos” será una de las causales expuestas para la secularización de las misiones. En 1900, se promulgó la Ley de 23 de enero de 1900 estableciéndose que el servicio de las misiones, corresponde a la Nación y las erogaciones que ellas exijan serán pagadas por el Tesoro Nacional. El nuevo Reglamento de Misiones es emitido mediante Decreto Supremo de 23 de Diciembre de 1905, allí se proponía, en nombre de la libertad del individuo, el libre comercio con las reducciones, y que los neófitos de ellas estaban sometidos a la prestación vial, no favorecida por los conversores.

De acuerdo a los testimonios recogidos en el libro “Yacuiba Retazos Pueblerinos” de Pedro Ángel Coto se puede concluir que la convivencia a finales del Siglo XIX y comienzos del Siglo XX en el pueblo de Yacuiba entre los habitantes criollos y los pueblos indígenas era pacífica, sin embargo a varios kilómetros Chaco adentro, aún los pueblos indígenas se resisten a las incursiones de los “blancos” defendiendo su espacio territorial de las incursiones sean de los soldados del ejército, de los criollos que quieren ampliar la frontera ó de los exploradores que realizan trabajos de tipo científico.

YACUIBA Y EL CENSO DE 1900.

El Decreto Supremo de 1 de abril de 1900 (elevado al rango de Ley mediante Ley de 6 de noviembre de 1911) disponía en su Art. 1 “Cada diez años, a partir del presente se formará el Censo General de la República, con la colaboración de los concejos municipales y bajo la súper vigilancia del Estado, ejercitada mediante el Ministerio de Gobierno”. El 1 de Septiembre de 1900 se produce desde las 06:00 a.m. en todo el territorio de Bolivia el Censo Nacional, que se realiza según documentos oficiales con la mayor regularidad, y con estricta sujeción al decreto de 1 de abril de 1900 y a “…las disposiciones dictadas por la Comisión Nacional en la mayor parte de los departamentos de la república…” (Bolivia, 1901, p.23), el Departamento de Tarija de acuerdo al Censo de 1900 tenia 77.887 Habitantes (Bolivia, 1901, p.23), el Censo realizado el año 1900, fue el primer censo moderno de la República de Bolivia.


El censo del año 1900 fue desarrollado durante la presidencia de José Manuel Pando y bajo la dirección de Manuel Vicente Ballivian, director de la entonces Oficina Nacional de Inmigración, Estadísticas y Propaganda Geográfica, en un contexto particular de post Guerra Federal, en momentos en que se protagonizaba la Guerra del Acre y se llevaba adelante una reforma militar. El Censo de 1900 considera un 5% de margen de error en el trabajo censal, el Censo de 1900 definió al indio como descendiente de los habitantes originarios anteriores a la conquista española.


De acuerdo a los datos del Censo de 1900 en Yacuiba, de la población económicamente activa existe un 44% de agricultores, un 7% de comerciantes y un 3% de Propietarios de Haciendas, tan sólo un 17% que representan 419 habitantes, no tienen un oficio declarado.


De acuerdo a los datos del Censo de 1900, de los 2446 habitantes que tiene Yacuiba, un 11% son extranjeros y un 89% son bolivianos. El Decreto Supremo de 18 de marzo de 1907 aprueba en Bolivia el Reglamento de Inmigración Libre, para impulsar el progreso de la agricultura y el desarrollo de las industrias nacionales; mediante el cual se consideraba como inmigrante a todo extranjero, obrero, agricultor ó industrial, que teniendo menos de sesenta años y comprobada su moralidad y aptitudes, quiera establecerse en el territorio de la República. Otorgándole al inmigrante entre otros el derecho a ocupar una extensión de terrenos del Estado para implantar trabajos de agricultura, cría de ganados ó industrias útiles. El terreno a ocupar sería de 50 hectáreas por persona, pagando 10 centavos la hectárea. Gozando de facilidades para el pago de los terrenos que ocupe. Estas facilidades fueron: Poder pagar al contado ó por anualidades repartidas en cinco periodos, en este último caso se agregará un 5 % anual sobre el valor del terreno ocupado; libertad para poder comenzar a pagar las anualidades a partir el tercer año de su establecimiento, con una rebaja del 5 % sobre las cantidades pagadas con anticipación. 


Coexisten en el mismo espacio geográfico las tolderías de los nativos y casas rústicamente construidas por los habitantes criollos de la región evidencia de tales construcciones son las fotografías difundidas en 1908 en la página 80 de la Revista Argentina “Caras y Caretas”.

“…figuraban numerosas vistas fotográficas, que Yacuiva no era una ciudad sino un simple rodeo de ranchos con 300 á 400 habitantes en su mayoría indios chiriguanos y matacos…” (Olascoaga, 1910, p. 16)


Para el año de 1898, Yacuiba tiene 300 habitantes (Montaner y Simón, 1898, p.122) antes del terremoto de 1899 que causa pánico en la región, aún “…Yacuiba cuenta con 300 habitantes, una escuela y una aduanilla…” (Limiñana, 1897, p.111), pero a comienzos del Siglo XX la población de Yacuiba crece significativamente alcanzando según los registros del día del Censo de 1900 una población de 2446 habitantes, además Yacuiba “…es un punto de almacenamiento de mercaderías para su posterior distribución en  el  país  vecino…” (Benedetii/Salizzi. 2011, p.166); la zona de Yacuiba se va consolidando a inicios del siglo XX como centro poblacional importante de frontera para el intercambio comercial entre Bolivia y Argentina.

IMPORTANCIA ECONÓMICA DE YACUIBA EN LA PRIMERA DÉCADA DEL SIGLO XX.

Por un lado las últimas décadas del siglo XIX y principios del XX corresponden al período del mayor auge del alto comercio tarijeño, pero por otro lado a comienzos del Siglo XX, la situación del Gran Chaco desde una perspectiva fiscal era deficitaria, sus egresos generales superaban los ingresos propios del año 1900. Situación que se puede verificar al contrastar los ingresos y egresos declarados por el Ministerio de Haciendas e Industrias de Bolivia, expuestos en el Cuadro 4: Estadística del Movimiento Económico de las Municipalidades de la República en 1900. La capital del Gran Chaco era la villa de Yacuiba destruida por un terremoto en 1899, circunstancialmente para 1900 la capital política se había trasladado a Caiza. Es en está primer década del siglo XX que la legislación boliviana permite la compra de grandes extensiones de tierra por precios bajos intentando impulsar el poblamiento de las regiones alejadas de frontera por ciudadanos extranjeros ó nacionales.

Estas leyes reflejaban el principio liberal que asumía que todo terreno sin título de propiedad era baldío y, por consiguiente, pertenecía al Estado, que podía hacer lo que considerara con él; se ignoraban completamente los derechos de los nativos de las tierras bajas sobre el territorio, porque, según el gobierno boliviano, jurídicamente muchos de estos pueblos no existían. En definitiva, las élites locales con contactos políticos consiguieron acumular grandes extensiones de tierra y nunca se cumplió el objetivo de poblar la frontera con colonizadores extranjeros. (Vallvé Vallori, 2012, p.66)

Como consecuencia de la legislación nueva sobre tierras baldías dispuesto por la Ley de 26 de Octubre de 1905, que facilito la adquisición de hasta 20.000 hectáreas por cada individuo, gran parte del Chaco Tarijeño pasó a manos de extranjeros, especialmente especuladores argentinos que residían en Buenos Aires.

Todo nacional ó extranjero capaz de obligarse conforme á la ley civil, podrá comprar del Estado hasta 20,000 hectáreas, pagando al contado 10 centavos por cada una; si fueren apropiadas á la agricultura y á la crianza de ganados, un boliviano por hectárea; en los terrenos que contengan árboles productores de goma elástica, (Siphonia y Hebea). Los compradores tendrán la obligación de constituir en los terrenos comprados una familia por lo menos por cada mil hectáreas. Toda propuesta de adjudicación por una extensión mayor de 20,000 hectáreas, será concedida previa aprobación del Legislativo. (Art. 4 Ley de 26 de octubre de 1905)

El Decreto Supremo de 20 de junio de 1907, Reglamenta la cuestión de la concesión de “Tierras Baldías”, declarando de propiedad fiscal todos los terrenos baldíos que se hallan dentro del territorio de la República y también los que habiendo sido adjudicados no se hubieran amparado en forma legal. Estableciendo además el Decreto Supremo de 20 de junio de 1907 que las tierras destinadas a la colonización serán distribuidas en la forma señalada por el Reglamento de Inmigración Libre aprobado por Decreto Supremo de 18 de marzo de 1907.

El Chaco Tarijeño y la villa de Yacuiba, no sólo es importante para comienzos del Siglo XX, por la cuestión del tema comercial ó de la producción agrícola sino también por la cuestión de la producción ganadera:

Los datos catastrales para el mismo período de tiempo notoriamente subestimaron el número de bovinos, pero siguen siendo sugerentes. En 1906, por ejemplo, el catastro del cantón de Yacuiba (donde se ubicaba Partiñanca) contaba sólo con 893 cabezas de ganado. Se estima un total de 61.406 cabezas de ganado. Evidentemente, si los recuentos de las misiones eran exactos mientras que las encuestas catastrales eran estimaciones muy bajas (como es probable), las misiones poseían un número relativamente insignificante del total de ganado en la región, especialmente cuando se consideraba por habitante. (Langer/Jackson, 1995, p.68)

En Paratiñanca hacienda en la Provincia Gran Chaco, en 1899 “…se tazaron 1255 cavezas de ganado vacuno cuyo valor es de quince mil ciento cuarenta y cuatro bolivianos…” (Langer/Bass Werner, 1988, p.273); así en el Chaco con una inversión mínima en terrenos muy extensos y casi sin ninguna mejora, se podía ganar mucho dinero sólo criando ganado.

CUADRO 4
CUADRO 4: “Estadísticas del Movimiento Económico de las Municipalidades de la República en 1900” Extraído de la p. 115 de la Edición Oficial del Ministerio de Hacienda e Industria de Bolivia. Anexos de la Memoria presentada a la Legislatura de 1900. 

En la primera década del siglo XX la expansión económica en el Chaco Tarijeño, genera bastante expectativa para la capital del Departamento la ciudad de Tarija, porque la industria agrícola y ganadera de la frontera es bastante productiva, incrementó su desarrollo, dando mayor expansión al comercio mercantil de la ciudad de Tarija, que expende sus mercaderías en las plazas de Sauces, Lagunillas, San Luis, Caiza, Yacuiva, Las Misiones y varios puntos importantes del Departamento de Santa Cruz.

En el año 1910, la ganadería primaba en Yacuiba, y de sus alrededores, traían hacienda, para ser vendida y arreada luego hasta Embarcación. El dinero circulante entonces eran las libras esterlinas y la moneda de plata sellada, con las cuales se hacían las transacciones. A la ganadería se agregaba también los prietos naranjales que se extendían por todo el pueblo, con gran algarabía de las bandadas de loros y tucanes, que invadían los árboles frutales, con placer para los chiquillos que ondeaban con todo entusiasmo. Los naranjales en toda la región chaqueña, le daban una característica definida, y las plantaciones eran obra de misioneros franciscanos que accidentalmente hacían su estancia en Yacuiba, rumbo a las misiones de Cuevo, Tarairi, Caiza. De la prodigalidad de este delicioso cítrico, puede dar una idea, la producción de más de tres mil naranjas por árbol, constatada en las propiedades de las familias Moreno Avila, Galarza, Soruco, Villaroel, Cavero, Barroso, etc. en cuyas viviendas, la abundancia de dicha fruta, superaba todo lo imaginado. (Coto, 2005, p.91)

Durante aquellos años (1900-1910), era normal entre la población de Yacuiba el realizar transacciones utilizando la libra esterlina como moneda comercial considerando el tipo de cambio “…Libra Esterlina igual a Bs. 11.40 Cts. Estos cambios están fijados, teniendo por base 21 peniques por 1 Bs…” (Ballivian, 1903, p.235) fijado en 1901 para la conversión de moneda extranjera a moneda nacional. La Ley de 30 de noviembre de 1904 reconoce a la libra esterlina (Moneda nacional de Inglaterra) el carácter cancelatorio por el valor de doce bolivianos cincuenta centavos. Esta Ley de 30 de noviembre de 1904 obligaba que a partir del 1 de enero de 1905, el cincuenta por ciento de los derechos de Aduana sean pagados en moneda de oro, al tipo de doce bolivianos cincuenta centavos por libra esterlina. En caso de pagarse en moneda de plata todo ó parte de ese cincuenta por ciento, la cuota pagada tendrá el recargo del cinco por ciento. Las fracciones menores de doce bolivianos cincuenta centavos podrán abonarse en plata, sin recargo.

(...) reconoció a la Libra esterlina carácter cancelatorio, por cantidades que no pasen de dos mil bolivianos, al tipo de cambio vigente sobre Londres en relación al precio de la plata en el mismo mercado, con el premio de medio penique a favor del oro efectivo que se fijara por la Cámara de Comercio. (Ballivian, 1903, p.230)

Para atender al progreso de la ganadería en la Provincia del Chaco y prevenir las enfermedades que pudieran presentarse, el Ministerio de Gobierno y Fomento contrato en 1906 un veterinario competente, adscrito al personal de la Delegación Nacional (Bolivia, 1907, p.12), aunque la producción Ganadera era importante, los habitantes de Yacuiba en la primer década del siglo XX aún se proveían de carne desde la República Argentina que compraban más al sur llegando casi a Tartagal en un lugar conocido como Zoopota.

“…Zoopota es un largo oasis longitudinal, depósito abundante de los ganados que los indios arrebataban en todas las estancias del bajo Bermejo y provincias de Santiago y Santa Fé, siendo por su puesto, guarida de numerosas tribus que proveen de carne en pié y contribuyen á robarla para los especuladores bolivianos que llegan desde Yacuiva costeando el rio Itiyuro hasta los mismos cañadones donde se derrama dicho rio. Zoopota en lengua chiriguana significa «quiere carne»…” (Olascoaga, 1910, p. 14)

El negocio de la importación siempre fue más beneficioso para los comerciantes tarijeños que la exportación. Una vez que el ganado chaqueño pudo encontrar otro mercado, los habitantes chaqueños podían seguir consumiendo los productos importados que suministraban las casas comerciales de Tarija. Además participaron en el auge del caucho en el norte de Santa Cruz y el Beni, que empezó justo cuando se acabaron las minas de plata.

El llamado auge de la explotación de la goma tuvo lugar entre 1900 y 1913, debido a que los precios de este producto en el mercado internacional fueron los más altos y permitieron la exportación. (Ormachea, 2015, p.4)

Pero en el negocio del caucho no sólo participan los comerciantes Tarijeños, sino también la mano de obra que demandaba la explotación de los siringales del norte de la amazonia boliviana genera la importación de “…hasta «prisioneros de guerra» ava guaraní del Chaco…” (Vallvé Vallori, 2012, p.63) y es que a finales del Siglo XIX se producen los últimos grandes levantamientos de los indígenas de la llanura Chaqueña, pacificada completamente la región los comerciantes tarijeños controlaban el comercio en Yacuiba, a comienzos del siglo XX todos los productos que entraban por los puertos de Buenos Aires y Rosario, destinados a las regiones caucheras del norte de Santa Cruz y el Beni, tenían que pasar por Yacuiba. En el periodo 1895-1914, los ingresos al erario nacional por concepto de la economía del caucho fueron bastante superiores o por lo menos iguales al del estaño y, por varios años, mayores que los generados por la plata y el estaño juntos.

Los magnates del caucho prendían sus habanos con billetes de cien dólares y aplacaban la sed de sus caballos con champaña helado en cubetas de plata. Sus esposas, que desdeñaban las aguas fangosas del Amazonas, enviaban la ropa sucia a Europa para que la lavaran allá. (Collis, 2012, p.1)

El colapso gomero antes de 1914 fue, debido al robo de semillas en Brasil por parte de los ingleses, en 1912 las semillas sacadas ilegalmente de la selva por el inglés Henry Wickman fueron plantadas en los invernaderos del Jardín Botánico de Kew, en Londres, y cuando las plantas brotaron fueron cuidadosamente acondicionadas y embarcadas para la India, Ceilán y Singapur, donde se las trasplantó en lugares especialmente preparados. De esas plantas, 1.700 en total, nació el vasto sistema de plantaciones de hevea de las Indias Orientales, que producía, antes de la invasión japonesa, en la segunda Guerra Mundial, el 95 % de la producción total de caucho natural. Sembradas en Asia, se producen plantaciones masivas de árboles Heveas brasiliensis en varias regiones asiáticas y africanas, y también porque se empezó a producir debido al estallido de la Primera Guerra Mundial caucho sintético en los países del primer mundo. Ambos factores provocaron la drástica caída de los precios que se pagaban en el mercado internacional. Bolivia no se pudo recuperar ni siquiera reemplazando las bolachas de goma por las láminas de goma que permitían reducir costos y mejorar la producción. La crisis fue tan fuerte que sí en 1910 la libra de goma elástica costaba 3 dólares u 8 chelines, en 1916 el precio se desploma hasta los 55 centavos de dólar o 2 chelines. Está crisis de la goma, afectaría la economía comercial de Yacuiba. 

Existe a comienzos del siglo XX en Yacuiba, no solamente una oficina de “Aduanilla” (Art. 6 del Reglamento General de Aduanas de la República de Bolivia, de 21 de enero de 1901), por los datos estadísticos recibidos en el Ministerio de Hacienda y los informes producidos por el Administrador de la Aduana de Tarija, sé evidencia que los ingresos de la Aduanilla de Yacuiba son de mayor importancia con relación a los de la Aduana principal de Tarija; habiéndose mejorado en el Presupuesto actual, tanto la dotación como el personal de dicha Aduanilla por lo cual el posterior Decreto Supremo de 25 de febrero de 1910 declara Aduana Nacional la Aduanilla de Yacuiba que dependía de la Aduana de Tarija establecida por Ley de 16 de Octubre de 1880 empezó a funcionar desde el 1 de marzo de 1881, día en que feneció el término de la licitación a que antes estuvo sujeta. Por Decreto Supremo de 20 de Mayo de 1888 queda establecido el Reglamento de Aduanas Aduana de Tarija, este Reglamento determinaba que las mercaderías extranjeras con destino a Tarija debían ser despachadas por la aduana del Rosario, con intervención del cónsul de Bolivia y que las mercaderías destinadas al departamento de Santa Cruz, debían pasar por la aduanilla de Yacuiba, donde se hará la confrontación con la guía de tránsito expedida por la aduana del Rosario y visada por el cónsul de Bolivia, confrontadas las mercaderías y liquidada la póliza con arreglo a la tarifa de avalúos, se cobrarán los derechos fiscales de importación en la misma aduanilla de Yacuiba, conforme al arancel vigente para 1888. Toda mercadería que llegase a Santa Cruz desde la Argentina que no tuviera la Guía de Tránsito entregada en la Aduanilla de Yacuiba debía ser decomisada. A su vez, las mercaderías para el consumo de las otras provincias de Tarija, también debían ser internadas por la aduanilla de Yacuiba, con la respectiva guía expedida por la aduana de Rosario, visada por el cónsul de Bolivia. El Reglamento de Aduanas de 1888 establecía que todos los recursos recaudados en la aduanilla de Yacuiba pertenecían a la aduana de Tarija a la cual se remitirán íntegramente, para el respectivo control el Cónsul de Bolivia en Rosario (República Argentina), pasaría quincenalmente a la aduana de Tarija una razón de las guías que hubiesen sido expedidas con destino a la aduanilla de Yacuiba. Los aranceles vigentes para 1900 son los establecidos por el Decreto Supremo de 16 de febrero de 1881 y por las Leyes de 16 de octubre de 1880 y de 26 de noviembre de 1886, según el artículo 3ro. de la Ley de 25 de noviembre de 1893 todas las mercaderías que son del dominio del comercio, serán admitidas en la república, sin más excepción que los artículos cuya circulación prohíban las leyes penales, las de seguridad y moral públicas y las relativas á efectos estancados, cuando se resolviere el estanco de algunos. Es así que durante las últimas décadas del siglo XIX y hasta 1910 que la Aduana de Tarija tenía en Yacuiba una Aduanilla.

Son sus aduanillas: Yacuiba, Salitre, el Pulario y Padcaya. Resguardo: Camacho. El comercio que se efectúa por esta aduana está limitado exclusivamente al departamento de Tarija. El flete de carga de un quintal métrico, desde la Cachuela "Esperanza", ya nombrada, por las vías de la Cordillera y Yacuiba, es el siguiente: Cachuela Esperanza a Santa Cruz Bs. 46, a Pampa Blanca, Estación del frente Bs. 46, del frente Bs. 46 ferrocarril norte argentino Bs. 34, al Rosario Bs. 9 a Buenos Aires Bs. 3. Total Bs. 92. (Ballivian, 1903, p.280-281)

A partir de la promulgación de la Ley de 25 de febrero de 1910, la Aduanilla de Yacuiba comienza a funcionar independientemente de la Aduana de Tarija, quedando reconocida en el carácter de Aduana. Al ser un punto de activo comercio durante la primera década del siglo XX, importantes casas comerciales como las famosas Casas importadoras de los tiempos del caucho de capital alemán “Zeller & Mosser” y la “Villinger & Cia” esta última fabricante y distribuidora desde 1888 de la Cerveza Brahma, ambas Casas Comerciales con Oficina Central para el oriente de Bolivia en la Ciudad de Santa Cruz de la Sierra que funcionaron con sucursales en Yacuiba hasta el 27 de enero de 1917, de igual manera otras casas comerciales provenientes del norte argentino y de Tarija instalan sucursales en Yacuiba.

Entre las firmas incrementadas en la zona que se dedicaban a un activísimo comercio en 1910, figuraban la Casa Trigo - hoy desaparecida - y que se encargaba de las transacciones bancarias, al igual que "La Providencia". También estaba la Casa Leach, importante firma que en el norte argentino, tenía y tiene aun, una vasta industria azucarera, y contaba entonces con oficinas en la calle Comercio, donde actualmente se encuentra ubicada la Casa Ridder. (Coto, 2005, p.93)

La Casa Comercial Leach, instalada en Yacuiba es parte de “Leach Hnos.” constituida en 1893 con oficina principal en la ciudad Argentina de Jujuy y que se convirtió en 1912 en Leach´s Argentine Estates Limited, firma comercial de capital británico que desde la década del 80 del siglo XIX son accionistas del Ingenio Azucarero “La Esperanza” en el norte argentino y que también tienen inversiones en la industria tabacalera de la región. La Providencia es igual una sucursal de una casa Comercial con oficina principal en 1900 en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra que provee de artículos de importación desde la Argentina a las barracas caucheras del norte de Bolivia.

En el siglo XIX son emitidos por el Gobierno de Bolivia, la Ley de 19 de octubre de 1871 y el Decreto Supremo de 31 de diciembre de 1871 que Reglamentaba la adjudicación y explotación de las sustancias inorgánicas no metalíferas en el Territorio de Bolivia.

Son propiedad del Estado los depósitos, mantos, capas ú otros criaderos de sustancias inorgánicas como el bórax, amoniaco, cal, magnecia, yodo, alúmina, azufre, carbón de piedra, ulla, turba, betun fósil, recina fócil, alumbre, petróleo, boratos y demás que no sean metalíferas y sean aplicables á la industria, ya se encuentren en el interior de la tierra, ya en su superficie. (Art. 1 Decreto Supremo de 31 de diciembre de 1871)

Según el Decreto Supremo de 1871, todo individuo nacional ó extranjero puede adquirir y explotar las sustancias inorgánicas no metalíferas, conforme a las prescripciones de ese Decreto, a finales del siglo XX se produce un incremento de las expectativas relacionadas con la búsqueda y explotación del petróleo en la zona del Chaco Tarijeño, formándose sociedades dedicadas a la búsqueda de petróleo incluso integrada por ciudadanos de Yacuiba, por ejemplo los socios Fermín Barroso y José Moreno obtuvieron 60 estacas en 1910 en Yacuiba con el nombre "La Sobrina" (Dollz, 1994, p. 74), según el Decreto Supremo de 1871 la estaca en vetas ó filones será de 400 metros de longitud sobre el rumbo designado por el interesado, reducida la superficie a horizontal, con una latitud de 25 metros a cada lado y en profundidad ilimitada. La estaca en mantos, capas, bancos u otras formaciones análogas será de 800 metros de longitud sobre 800 de latitud con profundidad ilimitada. El terreno de una concesión puede ser objeto de investigaciones de otras sustancias útiles, sin perjuicio de los derechos de los primeros concesionarios que serán preferidos en igualdad de circunstancias á toda empresa nueva. La adjudicación de estacas para la explotación de sustancias inorgánicas, no importa la adjudicación en propiedad de la superficie del terreno, si no del usufructo por todo el tiempo que dure la explotación, debiendo volver a la propiedad del estado después de concluida, ó cuando según el código de minería, se haya prescrito el derecho de adjudicación por desamparo ó despueble. Siempre que la explotación de sustancias inorgánicas no metalíferas, se tuviese que hacer por pozos ó galerías subterráneas, el laboreo estará sujeto enteramente a las prescripciones del código de Minería.


Los buscadores de fortuna que habitaban está frontera creían que muy cerca de las Serranías de Yacuiba existían yacimientos de oro.

LA EDUCACIÓN EN YACUIBA EN LA PRIMER DÉCADA DEL SIGLO XX

A comienzos del Siglo XX, el advenimiento del Partido Liberal en el poder dio un nuevo rumbo a la cuestión educativa en todo el territorio de Bolivia “…el discurso de progreso, modernidad e industrialización exigía la necesidad de instruir y formar la mano de obra calificada, lo que implicaba que los futuros obreros y mineros sepan leer y escribir…” (Iño Daza, 2012, p.165) Yacuiba, cuenta para comienzos del Siglo XX con una escuela primaria que para 1901 contaba con dos Profesores Clodomiro Catacora con un sueldo de 11 Bolivianos y Felicidad de Garrabulí con un sueldo de 20 Bolivianos.

Se cuenta también con el siguiente listado sobre quienes se desempeñaban como maestros en el Chaco Tarijeño, en cuanto se refiere a los primeros años del siglo XX ya que para entonces en Bolivia la educación elemental todavía está en manos de las alcaldías: El año de 1901 funcionaba en Caiza la escuela “Bolívar” donde trabajaba el Prof. Pacífico Burgos con un sueldo de 20 Bs.- por mes, en Yacuiba funcionaba una escuela para varones y otra de mujeres donde trabajaban los Profesores Clodomiro Catacora con un sueldo de 11 Bs.- y Felicidad de Garrabulí con un sueldo de 20 Bs.-, en Caraparí funcionaba una escuela mixta a cargo de la Prof. Justina de Mendoza con un sueldo de 9 Bs.- por mes. Se desempeñan como educadores para 1905 en la región, los siguientes: En Yacuiba, Prof. Neptalí Cuellar y Prof. Enriqueta Delfín; en El Palmar, Prof. Encarnación Meriles, en Itaú el Prof. Florencio López, en Caraparí, Prof. David Pacheco; en Saladillo, Prof. Rosa L. de Michel; en Caiza, Prof. Rufino Paz y la Prof. Corina Gómez. (Claros, 2012)


El Decreto Supremo de 21 de febrero de 1905, establece crear Escuelas Fiscales en Caiza y Yacuiba, estas escuelas eran elementales y la enseñanza impartida era conforme al respectivo programa dictado por el Ministerio de Instrucción. Cada uno de los profesores que trabajarían en estás escuelas recibían un sueldo mensual de cincuenta bolivianos. Mediante la Ley de 3 de octubre de 1905, se crean escuelas fiscales en Caiza, Yacuiba y Caraparí. La educación boliviana tuvo un lento desarrollo en el siglo XIX debido a la inestabilidad política y al bajo crecimiento económico durante este siglo. Por tanto, el país ingresó al siglo XX con un sistema educativo limitado y tradicional. Con los Liberales, comenzó la gradual recuperación de las escuelas de los municipios. Hasta entonces (1905) las escuelas estaban bajo la tuición de los municipios.

YACUIBA, EN LA PRIMER DÉCADA DEL SIGLO XX; CAMINOS, LÍMITES FRONTERIZOS, BANDIDAJE Y EL FERROCARRIL.

La idea de un Ferrocarril que desde la República Argentina (Formosa) llegase hasta Caiza pasando por Yacuiba era una idea que ya había sido considerada en 1889 cuando Émile-Arthur Thouar al retornar a Buenos Aires de su viaje al Chaco, “…se esfuerza por obtener la concesión necesaria para construir un ferrocarril desde Formosa, en la República Argentina, hasta Caiza, en Bolivia…” (Daily Alta California, 1889, p.4) desde la perspectiva de Thouar, para finales del Siglo XIX el Chaco Tarijeño es una región muy importante por las riquezas existentes en este territorio.

Thouar dice: «Por el Pilcomayo como vía natural abierta á la navegación, ó por el trazado de un ferrocarril paralelo á la dirección de este río á través del Chaco Central, se abre á las ricas provincias de Bolivia una vía de comunicación económica y rápida» bajo esta inspiración presentó al examen del gobierno argentino un doble proyecto de canalización del Pilcomayo y de una línea férrea que debía unir el puerto de Formosa con Caiza, capital del Chaco boliviano, situada al pie de los Andes. (Gomez, 1906, p.123)

Al otro lado de la frontera, en la República Argentina en 1890 se vivió una crisis política y económica que comenzó a ser superada para mediados de la última década del Siglo XIX, lo que permitió a la República Argentina reactivar las obras para la conexión Ferroviaria con Bolivia.

A medida que se superaba la crisis económica de 1890, se retomó el ritmo en la construcción ferroviaria. El Estado reactivó las obras en las provincias del Noroeste y buscó mejorar la funcionalidad de sus líneas, con dos metas: una, con un criterio estratégico, era el acceso a las regiones de reciente ocupación y la conexión ferroviaria con Bolivia. (Salerno, 2008, p.662)

La construcción del Ferrocarril en el lado argentino, significa también el incremento de la presencia extranjera en Yacuiba, el porcentaje de ciudadanos extranjeros en Yacuiba en 1900 ya era significativo, sin embargo no todos los extranjeros tenían “buenas intenciones”.

La aproximación del Ferrocarril Central Norte á la Frontera hace que lleguen mayor número de inmigrantes y que los ataques á la propiedad sean más frecuentes, debiendo aumentarse el número de rondas para la mejor vigilancia y prevenir la comisión de delitos. También se ha aumentado el pre de los rondas de 80 centavos a un boliviano, porque con esa pequeña remuneración no hay quien quiera hacer este duro servicio. (Bolivia, 1907, p.61)

En 1902, el explorador español Juan Gonzales Montenegro, explorando la misma zona recorre la quebrada de Yacuiba y sus inmediaciones, “…Desde Oran a través Yacuiva Gran Chaco, desde el Yacuiva a Crevaux y Acre, y luego en la inexplorada formidables regiones de Bermejo y Tarija, González Montenegro, encuentra valiosos descubrimientos geográficos y mineralógicos…” (Marco, 2001, p.19), Juan Gonzales Montenegro entre 1900 y 1905 permaneció en las selvas del Chaco.

En el último decenio del siglo anterior, Yacuiba, era el paso obligado para los viajeros que desde Santa Cruz de la Sierra, a lomo de mula, viajaban hasta la ciudad argentina de Salta, especialmente por motivos, comerciales, o simplemente familiares. En aquellos años el bandidaje se enseñoreaba en los senderos chaqueños, constituyendo un grave peligro para la vida de quienes se aventuraban en el camino. No solamente los cuatreros se hacían presentes, sino también tribus indómitas de indios Tobas, habitantes del Pilcomayo, asolaban la región Chaqueña con sus depredaciones. (Coto, 2005, p.87)

Para 1904, el Gobierno de la República Argentina estaba licitando la construcción de un nuevo camino que pueda vincular sus poblaciones del norte con la población de Yacuiba: “…Llamase a licitación por el término de 30 días para la construcción de los caminos de Rio de las Piedras a Oran y de Rio de las Piedras a Yacuiba (Provincia de Salta). Los planos y documentos, están a disposición de los interesados, en la inspección General de Puentes y Caminos (Casa de Gobierno, 3er. Piso), donde se abrirán las propuestas, el 7 de Diciembre del Corriente año, a las 2 p.m. - Buenos Aires, Noviembre 8 de 1904…” (Boletín Oficial de la República Argentina. Año XII. Num. 3319. Buenos Aires, Martes 8 de noviembre de 1904), por entonces (1904) aún se discutía la cuestión de límites y la pertenencia de Yacuiba a la nación Boliviana. Al final, con relación a la cuestión de límites el gobierno argentino aparecía – según la prensa argentina de la época -regalando a Bolivia el territorio de Yacuiba, obteniendo en cambio algunas ventajas muy pobres en el trazado de la línea limítrofe al oeste; mientras unos denunciaban que el Ministro Argentino había aceptado la doctrina boliviana admitiendo que el paralelo 22 fue mal fijado “…por errores imaginarios al aceptar la determinación magnética en vez de la astronómica…”, (Diez de Medina, 1955, p. 139), en cambio; para Bolivia la cuestión pasaba por retener el territorio de Yacuiba porque se trataba de una población habitada por Bolivianos, “…no se debe ya imponer mayores sacrificios al noble pueblo Tarijeño: lo justo, lo legitimo será la compensación recíproca de Santa Victoria por Yacuiba capital de Provincia, y por el Tartagal, baluarte avanzado de las conquistas tarijeñas contra la barbarie, sobre las fronteras del desierto…” (Paz, 1919, p.724), en los primeros años del Siglo XX, la villa de Yacuiba sigue creciendo en población.

A partir del hito N° 17, ya colocado, la línea divisoria bajará siguiendo la serranía de Ipaguazú, por los puntos S.R.Q.P.O.N.M.L.K.J.I.H. indicados en el plan número dos del relevamiento general, hasta un punto que determina el paralelo que pasa por la junta de los arroyos Yacuiva y Pocitos; continuará por este paralelo hasta encontrar el río Caraparí, desde cuyo punto seguirá la línea en la dirección ya establecida en los convenios de 14 de Mayo de 1898 y 23 de Abril de 1902. (Biblioteca Digital de Tratados del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Argentina. Convenio modificando el trazo de la línea de frontera al llegar al pueblo de Yacuiba a fin de que este pueblo y zona adyacente queden en territorio boliviano. Buenos aires, 28 de enero de 1904)

Mientras la cuestión de límites aún se discutía, el bandidaje se enseñoreaba en la región, producto sobre todo de una limitada presencia policiaca y militar; hacia 1910 en el Chaco; Aguairenda era la base más importante, y el Fortín Ballivian en el río Pilcomayo era el principal puesto de avanzada. Las condiciones eran extremadamente duras, siendo necesario tolerar la presencia de rabonas y confiar en la mano de obra de indígenas sometidos a las guarniciones. El régimen en estos puestos fronterizos parece haber sido bastante menos severo y eficaz que el impuesto en el interior. (Dunkerley, 2006, p.136), está situación genera que sean normales los actos de robo realizados por nacionales y extranjeros, administrar la justicia era una situación complicada en Yacuiba en 1900 sí bien existía un proyecto ya desde el 28 de agosto de 1898 para la creación de un juzgado y Fiscalía de Partido en las provincias de Salinas y el Gran Chaco.

 (…) Los robos de ganado que se realizaban entre diciembre y marzo, cuando los cuatreros indios y criollos, combinados con los compradores bolivianos que venían en esa época, aprovechaban los meses en que se producía el relevo de los conscriptos que guarnecían los establecimientos militares. Numerosos contingentes de indios y criollos argentinos, alzados contra la explotación y la miseria en aquellos pagos, asaltaban fincas, chacras, obrajes y estancias, para ejercer una justificada reacción contra quienes los condenaban al exterminio del hambre y del fusil. Esa durísima vida se prolongó por décadas, producto de la escasez de caminos y el abandono de los abiertos en el monte, el auge del cuatrerismo y el bandidaje y la insuficiencia de control policial. (Figallo, 2001, pp. 9-10)

Esta situación, obligaba que las autoridades para 1904 incrementen la presencia policiaca en Yacuiba.

En las Provincias continúa el pésimo servicio policiario y mientras los señores Subprefectos no dispongan siquiera de dos soldados celadores, el orden público y las garantías reales y personales, estarán á merced del buen sentido de los habitantes. En mi informe anterior yá hice presente esta notable falta y solicité dos celadores para cada provincia, los que, además, podrían servir para cooperar al cobro del impuesto territorial; pues sensible es tener que expresar que la mayor parte de los contribuyentes de este impuesto, no lo cancelan mientras no se ponga en movimiento la fuerza pública. Esta falta ocasiona también el ningún ingreso de multas en las Provincias, cuya recaudación y respectiva rendición de cuentas, ha sido tantas veces recomendada por el señor Ministro de Hacienda. (Bolivia, 1904, p.161) 

Al inicio del Siglo XX, en Bolivia la policía afrontaba serias dificultades, no sólo por la cuestión salarial, sino por las malas condiciones de vida de los funcionarios policiales, “…en muchos casos, los cuarteles eran alquilados, en otros, las instalaciones policiales compartían locales prefecturales menesterosos y marginales…” (Quintana, 2005, p.31), la falta de recursos económicos para sostener el trabajo policial fue una constante a lo largo de todo el período de gobierno del partido liberal.

MAPA 1
 MAPA 1: Fuente, Memoria que presenta el Ministro de Gobierno y Fomento Doctor Aníbal Capriles ante el Congreso Ordinario de 1907. Edición Oficial. La Paz. Imprenta Artística Castillo y Ca. 1907

Para 1907, Bolivia pretende mejorar la vinculación caminera de Yacuiba con el interior mediante la construcción el camino de Yacuiba a Lagunillas y Santa Cruz pasando por la misión de San Francisco Solano, hoy Villa Montes, y Charagua con ramal á Lagunillas desde este último punto. (Bolivia, 1907, pp. 191-192). Otro camino importante es el que se dirige al Chaco y que ha sido entregado en contrata al señor Samuel Arce, en la sección de Tarija á San Luis, debiendo trabajarse desde este lugar hasta Caiza, por el señor Julian Rocha. Por esta vía se hace la extracción de ganado que provee á todos los minerales del sud de la República (Bolivia, 1907, p.65) en 1908 Leocadio Trigo informaba que habían sido abiertos el camino carretero de Yacuiba a Villa Montes que debe seguir hasta Santa Cruz, y el camino de herradura directo a Tarija (Trigo, 1908, p.44), pero la vinculación caminera de Yacuiba no sólo es importante con el Departamento de Santa Cruz, sino también con el interior del departamento de Tarija en 1907 se construyo con el fin de facilitar los medios de comunicación entre Villa Montes y Caiza un camino que partiendo de Villa Montes, termine en el camino real que conduce de San Luis á Caiza, pasando por la Misión de Chiméo. El contratista Sr. Bernabé Araoz, tomó por su cuenta la apertura del camino de Lagunillas á Yacuiba, ha principiado la sección de Villa Montes á Yacuiba (Bolivia, 1907, p.12).

para la apertura de un camino carretero de Yacuiba á Santa Cruz, en su primera sección, hasta Charagua y Lagunillas y dividiendo esta última en tres partes de las que la primera abarca la comprendida entre Yacuiba y Villa Montes. Su entrega al servicio público ha de verificarse el día de hoy, previo recibo encomendado a la Subprefectura del Gran Chaco por intermedio de la Prefectura de Tarija. Esta vía cuya prosecución no interrumpida activa y atiende eficazmente el Ministerio de Fomento, ha de llenar necesidades muy sentidas por el Oriente y el Sud de la República. (Bolivia, 1907, p.46)

Producto de la Ley de 23 de septiembre de 1910, la sociedad Yacuibeña soñó con la próxima construcción antes de 1912 de una línea de Ferrocarril desde Yacuiba hasta Puerto Rojas. La construcción y diseño de la vía para este Ferrocarril estaba bajo la responsabilidad del señor James Simpson Witthon, para construir y explotar un ferrocarril que, partiendo de la población de Yacuiba, llegue hasta Puerto Rojas, pasando por la ciudad de Santa Cruz; en los siguientes términos: “…Otórgase al señor James Simpson Witthon, una concesión para construir y explotar un ferrocarril que, partiendo de la población de Yacuiba, sobre la frontera Argentina, llegue hasta Puerto Rojas, en la confluencia de los ríos Grande y Piray, pasando por la ciudad de Santa Cruz…” (Art. 1, Ley de 23 de septiembre de 1910), el Señor James Simpson Witthon era representante de la Eastern Bolivia Railway Company; el ferrocarril propuesto tendría la trocha de un metro, y una línea telegráfica en la extensión de 740 kilómetros. El mencionado ferrocarril gozaría un privilegio de zona de cuarenta kilómetros a cada lado de la línea, durante el término de treinta años de la concesión. El concesionario la empresa "Ferrocarril Este de Bolivia" Eastern Bolivia Railway Company, según la Ley de 23 de septiembre de 1910 podría también construir caminos carreteros ó de herradura, para satisfacer las conveniencias del tráfico, haciendo, extensivo á ellos la declaratoria de utilidad para los efectos de las expropiaciones. Esta propuesta, que debía vincular Yacuiba con Puerto Rojas antes de 1912, fue modificada pero al final jamás se materializo.

“…Considerando que la construcción del ferrocarril depende de la construcción de la línea argentina hasta la frontera, la empresa por su parte y el Gobierno de Bolivia por la suya, gestionarán ante el Gobierno Argentino la conclusión de la línea á la frontera, produciéndose la caducidad de la concesión de 23 de septiembre de 1910, de acuerdo con su artículo 5 °., si á los dos años de firmada la escritura, dichas gestiones no hubieran dado resultado alguno, pero, si al expirar ese plazo, la línea argentina estuviera próxima á construirse, el Gobierno de Bolivia lo tendrá en cuenta y concederá á la empresa una prórroga en el plazo fijado…” (Art. 6. Ley de 24 de noviembre de 1911)

La causal para el abandono del proyecto del Ferrocarril que vincularía Yacuiba con el interior del país se debió al colapso gomero que forzó al abandono del proyecto durante más de dos décadas. El 3 de octubre de 1910, es promulgada la Ley General de Ferrocarriles.

YACUIBA, 1907 LA LUZ Y EL TELEGRAFO.

Para el año de 1907, en Yacuiba Pedro Lea Plaza, instaló un pequeño motor para 20 focos en su propiedad ubicada en la calle Comercio, y con el cual proveía de luz al vecindario inmediato “…dos años después, ya no había más motorcito. Y no se piense que se debía a mala fe de los vecinos de entonces, que le robaron corriente. No lo precario del motor y la falta de reparaciones, determinó que su propietario lo archivara en los fondos de su casa…” (Coto, 2005, p.131), en 1910 apareció en Yacuiba otra "usina", esta vez de propiedad de Carlos Zimmerman, que contando con un motor más grande que el anterior administrado con caldera a leña, daba luz a un radio más extenso; cinco calles y veinte viviendas.

En 1907 también se inicio el tendido de una nueva línea telegráfica desde Tarija hasta San Luis, por el Inspector de Telégrafos del Sud señor David Lucuy. Esta Línea era importante para Tarija, porque permitiría una mejor comunicación con el Chaco.

Para que esta obra sea completa es necesario extender la línea en el año entrante á Villa Montes, pasando por Caiza, y construir un ramal á Yacuiba, región que ha tomado en los últimos tiempos gran importancia. (Bolivia, 1907, p.63)

A comienzos del siglo XX, el telégrafo era considerado como un auxiliar poderoso del comercio ya que simplificaba mucho sus transacciones, ya que toda operación importante de interés comercial es tramitada por este medio que para comienzos del siglo XX era más rápido y seguro que utilizar el correo postal.

EN 1905 YACUIBA, NUEVAMENTE CAPITAL DEL GRAN CHACO.

A consecuencia del terremoto de 23 de marzo de 1899, funcionaba en Caiza como medida de precaución asumida por la Prefectura de aquel Departamento, desde 1899 la Junta Municipal Provincial hasta el año 1905 en que paso a Yacuiba, por orden del Ministerio de Gobierno y Fomento presidido por el Ministro Anibal Capriles que mediante Orden Nro. 18 de 1 de mayo de 1905 disponiendo el traslado de la condición de Capital de Caiza a Yacuiba, considerando que las construcciones especiales que se han hecho en el mencionado pueblo reemplazan ventajosamente los antiguos edificios; que la mejor administración de la Provincia y la vigilancia aduanera lo reclamana, se resuelve: Restitúyase la Capital de la Provincia del Gran Chaco á la Villa de Yacuiba; debiendo trasladarse á ella todas las autoridades provinciales que hasta el presente residan en el pueblo de Caiza.

a solicitud de los vecinos de Yacuiba, del departamento de Tarija, y, en consideración á que la Ley de 19 de octubre de 1880 fija dicha Villa como Capital de la Provincia del Gran Chaco, se ha dispuesto por resolución de 13 de mayo último, que se restituya la capital de la expresa provincia a la Villa de Yacuiba, debiendo trasladarse á élla las autoridades provinciales que hasta esa fecha han residido en el pueblo de Caiza, á consecuencia del terremoto de marzo de 1899. Se ha hecho excepción de esta medida con la Junta Municipal, por la naturaleza de su institución y porque en breve la nueva Junta deberá ser elegida yá en la Capital. (Bolivia, 1906, p.16)

Para 1904, la junta Municipal del Gran Chaco con Sede en Caiza estaba compuesta por un Presidente el Señor Felisardo Terceros, un Vicepresidente el Señor Tristán Mejías y un Secretario el Señor Andrés Gómez; se desempeñaba como Subprefecto de la Provincia Gran Chaco en 1904 el Señor Emilio Araoz.

desempeñaba interinamente la Sub-prefectura del Gran Chaco, el señor Emilio Araoz, quien fué confirmado constitucionalmente en su puesto. Es recomendable la laboriosidad y contracción con que este meritorio funcionario cumple sus deberes. (Bolivia, 1906, p.60)

Debido a las constantes reclamaciones de ayuda que hacían los jefes superiores de colonias con asiento en Caiza y la Subprefectura de la Provincia del Chaco. En 1904 el Dr. Leocadio Trigo como Prefecto Departamental, organizó una expedición (Trigo, 1908, p.149) con el objetivo de reprimir a las tribus tobas del Pilcomayo.

Los pocos hombres que salieron de Tarija fueron colaborados ampliamente en Caiza, quedando integrada la expedición de la siguiente manera: Leocadio Trigo como Delegado Nacional, Cnl. Liborio Martinez, Emilio Aroz, Oficial Manuel Raña, Pedro Torrez, Zacarías Avila, Antonio Gomez e Isidoro Ortiz; 35 soldados, carpinteros, intérpretes, herreros, practicos, etc. haciendo un total de 56 hombres, a los cuales se agregaron tres capitanes Tobas: Talcoliqui, Burica y Yaguarezca. De Caiza partieron el 20 de diciembre de 1904 y el 25 ya estaban fundando el fortín D'Orbigni en la línea del paralelo 22º. Más abajo estaba el fortin Murillo ó Palo Marcado, fundado por Mariano Gomez, quien era todo un campeón para estar allí haciendo frente a los continuos asaltos de los salvajes. El 30 de diciembre los expedicionarios llegaron a los Esteros de Patiño, cumpliendo una gran hazaña y siguiendo la misma ruta de la expedición de Daniel Campos. (Trigo, 1908, p.150)

En 1905, es promulgado el Decreto Supremo de 25 de abril que plantea el objetivo de atraer una ola de inmigrantes ya sea de manera aislada en organizaciones o empresas dividiendo extensos territorios nacionales en 8 zonas destinadas a la colonización extranjera, clasificando como la Zona “H” reservada para la implementación de un Plan de Colonización, la comprendida dentro del Departamento de Tarija, Provincia del Gran Chaco que abarcaba el territorio que se extiende entre el paralelo 21, el río Pilcomayo, el meridiano 61 y una paralela al curso del río, situada á los 111 kilómetros de distancia. Superficie 30,250 kilómetros cuadrados. El posterior Decreto Supremo de 17 de octubre de 1905, pone bajo la dependencia del Ministerio de Colonización y Agricultura las misiones existentes y las que llegaren a fundarse; entre las que se encontraban las existentes en el Chaco Tarijeño.

En síntesis, el Ejecutivo boliviano parecía decidido a propiciar una progresiva secularización de las misiones cuyos habitantes, mezclados con los colonizadores nacionales o extranjeros que arribaran a la zona, serían los mejores garantes de la soberanía de Bolivia en los territorios fronterizos. (García Jordan, 1998, pp. 59-60)

Para 1906, el Regimiento “Tarija” 2° de Caballería, dividido en cuatro escuadrones, brindaba el servicio de los fortines en el Chaco. La región del Chaco, se mantiene a partir de 1905 en perfecta calma, cesando las periódicas invasiones de los Tobas; situación debida, en gran parte, á la política suave y paternal desplegada por la Delegación. Sólo un jefe toba para 1906, suele presentarse con pretensiones hostiles y agresivas. Según informaba el Delegado Leocadio Trigo al Gobierno Nacional “…A este mismo jefe, cuando viene á nuestros centros poblados, se le recibe con benevolencia y buen trato...” (Bolivia, 1907, p.11)

Como consecuencia de la sequía, que asoló los cultivos en el pasado año, la población indígena sufrió una terrible escasez de víveres, en gran parte, aliviada con las oportunas medidas adoptadas por el Delegado Nacional. Se distribuyeron alimentos y vestidos á los menesterosos y á los niños de las escuelas durante los días de desgracia y se acudió á satisfacer las más urgentes necesidades de aquellas pobres gentes. (Bolivia, 1907, p.11)

A partir del 1 de enero de 1906 entra en vigencia el nuevo Reglamento de Misiones promulgado mediante Decreto Supremo de 23 de diciembre de 1905 “…en el nuevo reglamento los indígenas continuaban siendo considerados menores bajo la tutela misionera…” (García Jordan, 1998, p.58), las autoridades políticas del Chaco Tarijeño, durante los años de 1899 a 1905 cuando la capital es trasladad de Yacuiba a Caiza, deben lidiar constantemente contra el bandidaje y los indios que continuaban realizando actos de robo en las haciendas de los criollos.

En 1907, se desarrollan los comicios con tranquilidad en Yacuiba,  sólo en la ciudad de Tarija se producen algunos incidentes donde la lucha sólo ha tenido lugar entre fracciones del Partido Liberal, “…a las que se han plegado los adeptos del extinguido partido Conservador, habiendo obtenido el triunfo completo la Unión Liberal…” (Bolivia, 1907, p.56) así también se desarrollan en Yacuiba.

Se han efectuado elecciones para municipes suplentes en las Provincias Arce, Gran Chaco y Méndez, con lo que su personal ha quedado completo. (Bolivia, 1906, p.62)

En el año 1899 el Partido Liberal tomó el poder enseguida de una insurrección y una guerra civil. En el desarrollo de los acontecimientos, el ala conservadora de ese partido tomó el gobierno y desplazó al ala liberal consecuente, condenándola a la oposición. Es más, el ala reaccionaria del liberalismo traicionó la revolución y mantuvo el viejo régimen sin ninguna modificación. El liberalismo desde comienzos del siglo XX y durante los siguientes 20 años y más de gobierno forma su estructura social, ligando a sus partidarios por intereses de toda clase, por combinaciones financieras y el apoyo mutuo.

BIBLIOGRAFÍA.

ARGENTINA, República. Biblioteca Digital de Tratados del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Argentina.  Acta para facilitar la ejecución del tratado de límites con Bolivia del 10 de mayo de 1891. Buenos Aires, 23 de abril de 1902
ARGENTINA, República. Biblioteca Digital de Tratados del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Argentina. Convenio modificando el trazo de la línea de frontera al llegar al pueblo de Yacuiba a fin de que este pueblo y zona adyacente queden en territorio boliviano. Buenos aires, 28 de enero de 1904
ARGENTINA, República. Boletín Oficial de la República Argentina. Año XII- Num. 3319. Buenos Aires, Martes 8 de noviembre de 1904.
BALDRICH, J. Amadeo. Las Comarcas Vírgenes el Chaco Central Norte. Imprenta Litografía y Encuadernación de Jacobo Peuser. Buenos Aires, Argentina. 1889
BALLIVIAN, Manuel V. Sinopsis Estadística y Geográfica de la República de Bolivia. Tomo II. Oficina Nacional de Inmigración, Estadística y Propaganda Geográfica. Taller Tip-Lit. de J. M. Gamarra. La Paz, Bolivia. 1903
BENEDETTI, Alejandro/SALIZZI, Esteban. Llegar, Pasar, Regresar a la Frontera. Aproximación al Sistema de Movilidad Argentino-Boliviano. Revista Transporte y Territorio. Núm. 4. 2011. Universidad de Buenos Aires, Argentina.
ARGENTINA, República. Boletín Instituto Geográfico Argentino, Tomo XVIII. Imprenta La Buenos Aires. Buenos Aires, Argentina. 1897
BOLIVIA, Gaceta Oficial Estado Plurinacional de. Ley de 10 de septiembre de 1871.
BOLIVIA, Gaceta Oficial Estado Plurinacional de. Decreto Supremo de 13 de septiembre de 1871.
BOLIVIA, Gaceta Oficial Estado Plurinacional de. Ley de 19 de octubre de 1871.
BOLIVIA, Gaceta Oficial Estado Plurinacional de. Decreto Supremo de 31 de diciembre de 1871.
BOLIVIA, Gaceta Oficial Estado Plurinacional de. Ley de 16 de Octubre de 1880.
BOLIVIA, Gaceta Oficial Estado Plurinacional de. Decreto Supremo de 16 de febrero de 1881.
BOLIVIA, Gaceta Oficial Estado Plurinacional de. Ley de 26 de noviembre de 1886.
BOLIVIA, Gaceta Oficial Estado Plurinacional de. Decreto Supremo de 20 de Mayo de 1888.
BOLIVIA, Gaceta Oficial Estado Plurinacional de. Ley de 25 de noviembre de 1893.
BOLIVIA, Gaceta Oficial Estado Plurinacional de. Ley de 23 de enero de 1900.
BOLIVIA, Gaceta Oficial Estado Plurinacional de. Decreto Supremo de 1 de Abril de 1900.
BOLIVIA, Gaceta Oficial Estado Plurinacional de. Ley de 30 de noviembre de 1904.
BOLIVIA, Gaceta Oficial Estado Plurinacional de. Decreto Supremo de 21 de febrero de 1905.
BOLIVIA, Gaceta Oficial Estado Plurinacional de. Decreto Supremo de 25 de abril de 1905.
BOLIVIA, Gaceta Oficial Estado Plurinacional de. Ley de 3 de octubre de 1905.
BOLIVIA, Gaceta Oficial Estado Plurinacional de. Decreto Supremo de 17 de octubre de 1905.
BOLIVIA, Gaceta Oficial Estado Plurinacional de. Ley de 26 de Octubre de 1905.
BOLIVIA, Gaceta Oficial Estado Plurinacional de. Decreto Supremo de 23 de diciembre de 1905.
BOLIVIA, Gaceta Oficial Estado Plurinacional de. Decreto Supremo de 18 de marzo de 1907.
BOLIVIA, Gaceta Oficial Estado Plurinacional de. Decreto Supremo de 20 de junio de 1907.
BOLIVIA, Gaceta Oficial Estado Plurinacional de. Decreto Supremo de 25 de febrero de 1910.
BOLIVIA, Gaceta Oficial Estado Plurinacional de. Ley de 23 de septiembre de 1910.
BOLIVIA, Gaceta Oficial Estado Plurinacional de. Ley 3 de octubre de 1910.
BOLIVIA, Gaceta Oficial Estado Plurinacional de. Ley de 6 de noviembre de 1911.
BOLIVIA, Gaceta Oficial Estado Plurinacional de. Ley de 24 de noviembre de 1911.
Bolivia, República. Memoria que presenta el Secretario General de Estado a la Convención Nacional de 1899. Anexos. Taller Tip. Lit. La Paz, Bolivia. 1899
BOLIVIA, República. Ministerio de Hacienda e Industria. Anexos de la Memoria presentada a la Legislatura de 1900. Edición Oficial. Imprenta del Estado. La Paz, Bolivia. 1901. 
BOLIVIA, República. Ley Orgánica y Estatuto General de Aduanas. Imprenta del Estado. La Paz, Bolivia. 1901
BOLIVIA, República. Memoria del Ministro de Gobierno y Fomento presentada al Congreso Ordinario de 1901. Edición Especial. Imprenta del Estado - J. Calasanz Tapia, Director. La Paz, Bolivia. 1901
BOLIVIA, República. Censo General de la Población de la República de Bolivia según el empadronamiento de 1º de Septiembre de 1900. Tomo I Resultados Generales. Oficina Nacional de Inmigración, Estadísticas y Propaganda Geográfica. Taller Tipo-litográfico de J. M. Gamarra. La Paz, Bolivia. 1902
BOLIVIA, República. Memoria que presenta el Ministro de Gobierno y Fomento Doctor Claudio Pinilla ante el Congreso Ordinario de 1904. Edición Oficial. Imprenta del Estado. La Paz, Bolivia. 1904. 
BOLIVIA, República. Anuario Legislativo de 1905 compilado por Agustín de Rada. Imprenta Artística de Castillo y Compañía. La Paz, Bolivia. 1905
BOLIVIA, República. Memoria Ministerio de Gobierno y Fomento. Imprenta Artística de Castillo y Compañía. La Paz, Bolivia. 1905
BOLIVIA, República. Ministerio de Gobierno y Fomento. Anexo de la Memoria presentada a la Legislatura de 1905. La Paz. Tipografía Artística. 1906
BOLIVIA, República. Memoria que presenta el Ministro de Colonización y Agricultura Señor Manuel Vicente Ballivian al Congreso Ordinario de 1907. Imprenta de "El Comercio de Bolivia". La Paz, Bolivia. 1907
BOLIVIA, República. Memoria que presenta el Ministro de Gobierno y Fomento Doctor Aníbal Capriles ante el Congreso Ordinario de 1907. Edición Oficial. La Paz. Imprenta Artística Castillo y Ca. 1907
BOLIVIA, República. Boletín de la Dirección Nacional de Estadística y Estudios Geográficos. Segunda Época. Año II. Enero, Febrero, Nro. 13, 14 y 15. La Paz, Bolivia. Marzo de 1919.
CLAROS LÓPEZ, José Luis. Lunes, 4 de junio de 2012. Desde Yacuiba: Pioneros de la Educación, en el Chaco Tarijeño. Recuperado de http://www. desdeyacuiba.blogspot.com/2012/06/pioneros-de-la-educacion-en-el-chaco.html  consultado el 18 de junio de 2017
CLAROS LÓPEZ, José Luis. Viernes, 13 de enero de 2017. Desde Yacuiba: Yacuiba finisecular, convivencia en la frontera sur boliviana en los primeros años del siglo XX. Recuperado de http://desdeyacuiba.blogspot.com/2017/01/yacuiba-finisecular-convivencia-en-la.html consultado el 19 de junio de 2017
COLLIS, Mike. The Enslavement of Amazon Natives During the Rubber Boom. Iquitos Times. Iquitos, Perú. 2012.
COTO, Pedro Ángel. Yacuiba retazos pueblerinos. 2da. Edición. Imprenta Alar. Santa Cruz, Bolivia. 5 de julio de 2005 
DAILY ALTA CALIFORNIA. Vol. LXXXI Nro. 54. San Francisco, California. Viernes, 25 de octubre de 1889
DIEZ DE MEDINA, Eduardo. De un siglo a otro. Memorias de un Hombre Público. La Paz, Bolivia. 1955
DOLLZ GUERRERO, Ernesto. El Chaco y su Historia. Editorial e Imprenta Laser Primavera. San José de Pocitos, Bolivia. 12 de agosto de 1994
DUNKERLEY, James. Orígenes del poder militar Bolivia 1879-1935. Tercera Edición. Editorial Plural. La Paz, Bolivia. Octubre de 2006
FIGALLO, Beatriz. Militares e indígenas en el espacio fronterizo chaqueño. Un escenario de confrontación argentino-paraguayo durante el siglo XX. Latin American Studies Association. Washington D.C. USA. 6 de septiembre de 2001
GARCÍA JORDAN, Pilar. Fronteras, colonización y mano de obra indígena en la Amazonía Andina (Siglos XIX-XX). Primera Edición. Pontificia Universidad Católica del Perú Fondo Editorial. Lima, Perú. Junio de 1998
GOMEZ LANGENHEIM, Antonio. Colonización en la República Argentina. Editores M. Biedma é Hijo. Buenos Aires, Argentina. 1906
HERZOG, Theodor. Vom Urwald Zu Den Gletschern Der Kordilleren. Strecker und Schröder. Stuttgart, Alemania. 1913
IÑO DAZA, Weimar Giovanni. La Reforma Educativa Liberal (1899-1920) Modernización de la Educación Pública en Bolivia. Revista Estudios Bolivianos No. 16. La Paz, Bolivia. 2012
LA NACIÓN, Buenos Aires. Martes 22 de diciembre de 1903
LANGER, Erick/BASS WERNER DE RUIZ, Zulema. Historia de Tarija (Corpus Documental) Tomo V. Imprenta Universitaria Universidad Autónoma Juan Misael Saracho. Tarija, Bolivia. 1988
LANGER, Erick/JACKSON, Robert H. The New Latin American Mission History. University of Nebraska. Nebraska, USA. 1995
LIMIÑANA, Pascual. Geografía de Bolivia. Segunda Edición, Corregida y Aumentada. Imprenta Bolívar de M. Pizarro. Sucre, Bolivia. Abril de 1897
MARCO, Aurora. Juan Gonzales Montenegro intrépido explorador del Gran Chaco. Sociedad Liceo Alameda. Noya, Coruña - España. 2001
MONTANER Y SIMÓN, Editores. Diccionario Enciclopédico Hispano - americano de Literatura, ciencias y Artes. Tomo XXIII, Barcelona, Establecimiento Tipográfico Editorial Barcelona. 1898
MORENO QUINTANA, Lucio M. La Cuestión de Límites con Bolivia. Revista de Ciencias Económicas. Publicación de la Facultad de Ciencias Económicas Centro de Estudiantes y Colegio de Graduados. Imp. The Envelope Printing. Buenos Aires, Argentina. Año XIV, Serie II, Nro. 60. Julio 1926
NORDENSKIÖLD, Erland. Indianliv i El Gran Chaco (Syd-Ameria). Stockholm, 1926
OLASCOAGA, Manuel J. La cuestión de límites Argentina-Bolivia. Conferencia del Coronel Manuel J. Olascoaga. Establecimiento Gráfico de Felix Best. Mendoza, Argentina. 1910
ORMACHEA S., Enrique/FERNANDEZ J., Javier/PACHECO B., Pablo/ESCOBAR DE PABON, Silvia/ROJAS C., Bruno/GIACOMAN A., Diego. Amazonia boliviana de la Barraca Patronal a la Industria Castañera. Primera Edición. Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario – CEDLA. La Paz, Bolivia. Mayo de 2015
PAZ, Luis. Historia General del Alto Perú hoy Bolivia. Tomo II. Imprenta Bolívar. Sucre, Bolivia. 1919
QUINTANA, Juan R. Policía y democracia en Bolivia una política institucional pendiente. Programa de Investigación Estratégica en Bolivia PIEB, La Paz, Bolivia. 2005
ROBERTSON OROZCO, Margarita. Ingresando al Gran Chaco (Siglo XIX y XX). Tarija, 10 de agosto de 2015
SALERNO, Elena. Los Ferrocarriles del Estado en Argentina y su contribución a la ciencia. História, Ciências, Saúde - Manguinhos, vol. 15, núm. 3, Rio de Janeiro, Brasil. Julio - Septiembre, 2008
SMITHSONIAN INSTITUTION, Bureau of American Ethnology. Bulletin. 1901
TRIGO, Leocadio. Informe del Delegado Nacional en el Gran Chaco Doctor Leocadio Trigo. Talleres Gráficos "La Prensa". La Paz, Bolivia. 1908
VALLVÉ VALLORI, Frederic. La Barraca gomera boliviana: Etnicidad, mano de obra y aculturación (1880-1920). Boletín Americanista, año LXII, Volumen 2, No. 65. Barcelona, España. 2012

VESTKUSTEN. Nro. 6. San Francisco, California. 11 de febrero de 1915

VOS ERES EL VISITANTE

LA NIÑA Y EL FANTASMA Y OTROS RELATOS (CLICK SOBRE LA IMAGEN PARA DESCARGAR EL ARCHIVO)

LA NIÑA Y EL FANTASMA Y OTROS RELATOS (CLICK SOBRE LA IMAGEN PARA DESCARGAR EL ARCHIVO)
Autor: José Luis Claros López

VERSIARIO INVERNAL DE UN DESAMOR PRIMAVERAL

VERSIARIO INVERNAL DE UN DESAMOR PRIMAVERAL
Versiario Invernal de un Desamor Primaveral. Cuarto Libro escrito por José Luis Claros López, antología de poesías.

EL PIRATA DEL PILCOMAYO Y OTROS CUENTOS

EL PIRATA DEL PILCOMAYO Y OTROS CUENTOS
El Pirata del Pilcomayo y Otros Cuentos (Tercer Libro escrito por José Luis Claros López)

Apuntes Historia de Yacuiba (Hasta 1910)

Apuntes Historia de Yacuiba (Hasta 1910)
Autor: Tec. José Luis Claros López

Archivo del blog

SITIO WEB PUR

Powered By Blogger
Blogger Templates

YACUIBA

YACUIBA

BUSCADOR

TRADUCE ESTE BLOG

EN LA ENTRADA DE SAN PEDRO

EN LA ENTRADA DE SAN PEDRO

MI GATITO

Seguidores