miércoles, 7 de diciembre de 2016 10:41

La Columna de Jose: YACUIBA, EL GAS… ¿Y AHORA?



La Columna de Jose (*)
YACUIBA, EL GAS… ¿Y AHORA?

Cuál es el futuro para Yacuiba, en un escenario en el cual los recursos provenientes de las regalías por hidrocarburos se agoten, bueno ahora Yacuiba puede volverse como esos poblados abandonados luego de vivir una bonanza efímera ó en su defecto cambiar las creencias de las autoridades y de su gente. La coyuntura política presente, genera la oportunidad de ser fin de un ciclo en el cual la principal característica fue no planificar más allá de la era del Gas, ahora que tenemos autonomía, los políticos locales deben ir más allá del discurso de que son tiempos de “administrar la pobreza”, todo tiempo malo es también un tiempo de oportunidades. Yacuiba no puede morir económicamente producto de una desaceleración de la inversión pública y del dinero circulante que se generaba producto de las inversiones que se realizaron desde el sector público, Yacuiba debe reinventarse, debe convertirse de una vez y por todas en una ciudad integral, para eso debemos revolucionar el modelo asociativo de los sectores productivos, generar condiciones reales no sólo en el papel para el asentamiento de fabricas y crear políticas públicas positivas que puedan estimular la inversión privada local, ahora el futuro de Yacuiba está en la consolidación de las iniciativas de los emprendimientos de negocios en el sector privado y en volver los ojos al campo, porque hoy Yacuiba necesita del primer motor de la economía, que es el campo; en definitiva para evitar el colapso; la sociedad Yacuibeña debe ser capaz de cambiar cuando las circunstancias cambian.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), concluye 2016 con un acuerdo de sacrificar ventas e ingresos, con la expectativa “esperanza” de poder estabilizar el costo de venta del petróleo para el 2017; pero los resultados de tal acuerdo recién se podrán ver dentro de seis meses, eso es bueno y es malo. Es bueno, porque da esperanza de sostenibilidad política para los gobiernos de los países latinoamericanos que son exportadores de hidrocarburos, sin embargo parece que no todos quieren cumplir los lineamientos de la OPEP por ejemplo Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA), y la empresa Shell Venezuela firmaron un acuerdo para incrementar el 2017 la producción de barriles de petróleo. Lo malo, con el acuerdo no se pretende que los precios regresen a los del tiempo de la bonanza del Gas lo que se busca es detener la caída y conseguir estabilidad de precios. Bolivia exporta Gas, el Departamento de Tarija es el mayor productor de Gas en Bolivia, la Región Autónoma del Chaco Tarijeño recibe un importante ingreso proveniente de las regalías por la producción de hidrocarburos de nuestro Departamento, pero resulta que los principales compradores de Gas Boliviano, cada vez compran menos Gas y resulta que Bolivia cada vez produce menos Gas y no por hacer caso a las directrices de la OPEP, sino que la cuestión del Gas, significa la explotación de un recurso NO RENOVABLE por ende limitado, por consiguiente, Bolivia está ingresando en esa etapa típica de su historia al ser un país capitalista atrasado que simplemente produce materias primas, una etapa rumbo al agotamiento de nuestras reservas gasíferas, antes decían esta frase: “el Gas se acabará, pero eso pasará dentro de 20 años”, pues resulta que ya pasaron los 20 años de cuando alguien dijo por primera vez esa frase.

(*) El autor José Luis Claros López, es Comunicador Social y Escritor.


viernes, 2 de diciembre de 2016 3:54

La Columna de Jose: FOQUITOS DE COLORES



La Columna de Jose (*)
FOQUITOS DE COLORES

Con 200.000 Bs.- (Doscientos Mil Bolivianos) se pueden hacer muchas cosas pero seguramente no estará primero en la lista correr a una tienda y gastar todo ese montón de dinero en comprar foquitos de colores, por ejemplo el Gobierno Autónomo Municipal de Yacuiba, debido a la crisis financiera que atraviesa, con 200.000 Bs.- podría quizás realizar la contratación de varios trabajadores eventuales para que realicen las tareas de limpieza de los escombros del Mercado Campesino, podría haber evitado por algunos meses el despido de varios funcionarios de diversas unidades argumentando la necesidad de recortes de personal producto de la crisis económica, podría invertirlos en áreas como la salud ó la educación, la inversión pública en educación es importante y debe ser priorizada incluso en tiempos de crisis cuando se “administra la pobreza”, 200.000 Bs.- invertidos en educación definitivamente podrían ser un importante aporte a la formación de nuestros recursos humanos y no es por querer recordar lo malo, pero hablando de las políticas públicas en el área de la educación ya faltan pocos días para que concluya el 2016 y aún no fueron entregados los útiles escolares a los estudiantes de Yacuiba y sí no estoy equivocado el año escolar ya también está concluyendo, pero bueno regresando al punto supongo que se pueden hacer muchas cosas con 200.000 Bs.- sobre todo invertir en políticas públicas que mejoren la vida de los ciudadanos Yacuibeños.

Obviamente la inversión que realiza el Gobierno Autónomo Municipal, es un motor para el crecimiento y desarrollo de la economía local, sin embargo; a veces se priorizan áreas que no son menos importantes que otras, pero que llegado el momento de la “evaluación” que realiza la opinión pública, no significan una mejoría positiva en la percepción que tiene la ciudadanía con relación a las políticas públicas que son ejecutadas por el Gobierno Autónomo Municipal, más aún en estos tiempos difíciles, hasta hoy no sabemos sí las autoridades locales tienen un Plan de Acción Municipal ante la Crisis Económica que afecta lamentablemente a los hogares Yacuibeños. En esa lógica, invertir 200.000 Bs.- del dinero de todos los Yacuibeños por así decirlo, podría tener un buen impacto sí se lo invierte en Salud ó Educación, ahora bien; la razón por la cual menciono tanto la cuestión de los 200.000 Bs.- es la siguiente: Mediante Licitación Pública Nacional con Código GAMY- ANPE- B - Nº33/2016, el Gobierno Autónomo Municipal de Yacuiba en estos tiempos de crisis, es estás épocas de dificultades financieras que perjudican la inversión y generan desatención en varias áreas como la salud, la educación ó el desarrollo productivo; decidió “invertir” en la compra de Luces, conectores y telas, es decir ADQUISICION DE MATERIALES NAVIDEÑOS PARA PROMOCIONAR EL TURISMO EN YACUIBA el precio referencial es de 200.000 Bs.- (DOSCIENTOS MIL BOLIVIANOS), en definitiva tal parece que se decidió por atreverse a invertir más recursos que la pasada Navidad en lo que se refiere a los adornos de la plaza, porque también es una responsabilidad del Municipio el fomentar social y turísticamente a la ciudad en esa lógica el alumbrado navideño de una plaza contribuye de cierta manera en desarrollar la identidad, la pertenencia y la participación ciudadana pero; ¿Estará bien el gasto de 200.000 Bs.- (DOSCIENTOS MIL BOLIVIANOS) en estos tiempos de crisis financiera? ¿Será una buena decisión política en épocas de recesión económica el realizar este tipo de “inversiones”?   

(*) El Autor José Luis Claros López, es Comunicador Social y Escritor. Esta Columna se difunde por http://www.desdeyacuiba.blogspot.com

Fotografía Superior: Adornos Navideños Plaza Principal 12 de Agosto, Yacuiba. Diciembre 20 año 2014

domingo, 27 de noviembre de 2016 16:47

El clima en Yacuiba en 1916

Fuente: World Weather Records Volume 90 (Whole Volume) Continued from Volume 79, 1921-1930 Collected from official sources. (Publication 3218) Published by The Smithsonian Institutión. May 18 1934.

viernes, 25 de noviembre de 2016 6:49

"¿Todavía me quieres?" Un cuento escrito por José Luis Claros López



¿Todavía me quieres?
Por José Luis Claros López

Cuando se fue acabando el momento de aquel apasionado beso, sus labios se fueron separando él seguía con los ojos cerrados y ella le preguntó “¿todavía, me quieres?” y al escuchar esa pregunta él abrió sus ojos y sólo se quedo mirando en silencio el techo de la habitación, el despertador seguía sonando eran las cinco y treinta de la madrugada, era sólo un sueño, solamente un sueño. Después, fue caminando hacía el baño se dio una ducha fría para terminar de despertarse, a las 7 y 45 de la mañana salió de su casa rumbo a su trabajo y caminando cruzó por aquella plaza pequeña la misma plaza donde había sucedido su último sueño y mientras caminaba despacio ambos se volvieron a encontrar, ella lo estaba esperando con su sonrisa cargada de ternura, él se acercó a ella y quedo hipnotizado por sus ojos que brillaban como brillan las estrellas en las noches de noviembre, ella sin dejar de sonreír le pregunta con curiosidad “¿todavía me quieres?”; comienzan a repicar unas campanadas de una iglesia cercana y él comprende que ya había soñado este momento, el sonido de las campanadas se mezcla con el sonido del despertador son cinco y treinta de la madrugada, al despertar se sienta en el borde de la cama y va comprendiendo que había tenido un sueño dentro de un sueño, el despertador vuelve a sonar.

Continuaba sentado al borde la cama tratando de descubrir el significado del sueño, muchos años antes habría respondido a esa pregunta que le hizo ella, inmediatamente, pero sigue sentado al borde de la cama, pasan varios minutos al final se da cuenta que debe alistarse para ir a su trabajo; entonces continua con la monotonía de sus rutinas del amanecer, al abrir la puerta y salir a la calle queda por un instante casi cegado por la luz de un día soleado de noviembre que lo inunda todo con su brillo, comienza a caminar por calles vacías que va reconociendo de su años de juventud, al doblar una esquina descubre que sus pasos le habían llevado hasta unos metros de la puerta de la casa de la mujer de sus sueños, ella está esperándole y se abrazan como si no se hubieran visto en mil años, al sentir su perfume impregnándolo todo él se da cuento que nuevamente se trata de un sueño y ella le susurra “¿todavía me quieres?” y con la sola mención de aquella pregunta él descubre que había soñado despertarse dentro de un sueño, para volver a soñar con un sueño dentro de un sueño, pero eso no le importa sólo quiere responder a su pregunta mirándole directamente a sus ojos para que no dude de la verdad de sus palabras, pero con el sonido de un despertador se acaba el sueño.

Al despertar vuelve a repetir todo desde el comienzo sin saber sí está soñando ó está despierto y al abrir la puerta para salir a la calle, la encuentra a ella afuera de su casa, ni siquiera se da cuenta que se trata de un sueño hasta que al fin escucha su pregunta "¿todavía me quieres?", nuevamente está soñando y se queda pensando en eso, el suficiente tiempo como para que suceda lo siguiente; cuando intenta responder la pregunta, ella se diluye como una imagen fuera de foco delante de sus ojos y él se despierta nuevamente, son las cinco y treinta de la madrugada, el despertador está sonando, ya no pierde tiempo mirando el techo, simplemente comienza a vestirse rápidamente, cómo sabiendo que tiene poco tiempo, luego sale a la calle y encuentra que todo es distinto no reconoce nada pero trata de no pensar en eso, una corazonada le dice que camine hacía cierto lugar, hasta llegar a una plaza que no conoce y escucha que le llaman por su tercer nombre y sabe que sólo  ella le llamaba por ese nombre, ambos se abrazan desesperadamente, luego se besan con un beso de aquellos besos desbordados de pasión que hacen olvidar hasta el recuerdo del primer beso del primer amor, cuando él abre sus ojos, todavía ella sigue con sus ojos cerrados, mientras una lagrima de felicidad recorre su mejilla, el silencio de la escena es interrumpida por las campanas de la iglesia llamando a la primer misa de la mañana y ella con sus ojos cerrados le pregunta "¿todavía me quieres?" y él quiere responder a su pregunta con la respuesta que nace de su corazón, pero nuevamente, aquel sueño se acaba y otra vez se despierta, esta vez la habitación es distinta, el techo es distinto, las paredes son distintas, él recuerda que habían pasado 33 años desde la última vez que se vieron, se levanta de la cama, camina por una casa vacía realizando las rutinas de la mañana, se mira en el espejo y observa los cambios en su cara, las arrugas y sus parpados cansados reflejaban el paso inevitable del tiempo, se detiene a la mitad de lo que se cepillaba los dientes y se pellizco al sentir el dolor del pellizco sonrío por la ocurrencia de creer que nuevamente se trataba de un sueño.

A las ocho menos cinco de la mañana, él llegó como siempre puntualmente a su aburrido trabajo, en una oficina de una empresa que vendía casas en urbanizaciones alejadas del centro de la ciudad, eran esas casas que sobre todo son compradas por jóvenes parejas que recién se acababan de casar. Van pasando las horas, escucha un trueno y se da cuenta que quizás afuera había comenzado a llover, siguen pasando las horas, ya casi es medio día y al levantar la vista de los papeles que tiene sobre su escritorio, ve que una mujer está esperando que la invite a tomar asiento, al mirarle la reconoce a pesar del paso de los años, era ella delante de su escritorio esperando ser atendida y también ella lo reconoce a él, aunque habían pasado 33 años, hay cosas que no se pueden olvidar. Por ejemplo, el rostro, la sonrisa, el color de los ojos de una persona que fue la más importante de su vida. Habían pasado sin embargo 33 años desde la última vez que ambos se habían visto, ya habían pasado 33 años desde la noche cuando ella quería escuchar una respuesta para que la historia pudiera continuar.

Ella le va contando que quiere comprar una casa para regalársela a su hija mayor, pero también le cuenta que todavía faltaban un par de meses para la boda, al escuchar esos motivos pero no ver la marca del paso de un anillo en su dedo, él piensa que quizás ella se había casado y luego separado, en fin sólo son conjeturas, hipótesis que van pasando por su mente, la conversación continuaba y es él quien no se atreve a llevar la conversación por otros rumbos, entonces cuando todo lo formal al final se acaba, ella se despide y sale de la oficina, él se queda en silencio esperando que ella vuelva a entrar por la misma puerta pero eso no sucede, por su frustración arruga una hoja de papel de su agenda, luego la arroja en el contenedor de basura, al recordar que afuera está lloviendo, decide tomar un paraguas prestado de un cubículo próximo; al salir de la oficina ella está todavía afuera esperando que deje de llover y él se ofrece a caminar juntos protegidos por el paraguas hasta la esquina para que ella pueda tomar un taxi.

Mientras van caminando, ella le cuenta como quien cuenta una trivialidad sin importancia, que justo esa noche había vuelto a tener un sueño repetido y él le pregunta distraído; de que se trataba su sueño.

Al dejar de besarlo, ella se dio cuenta que todavía él seguía con sus ojos cerrados y por esa razón inevitablemente le preguntó “¿todavía, me quieres?” entonces ella se despertó y se aferro a su almohada pensando en él, pero era sólo un sueño, solamente un sueño, al salir de su casa rumbo a su trabajo, acabo caminando inevitablemente por la misma plaza donde había sucedido su último sueño y mientras caminaba despacio ambos se volvieron a encontrar, ella comprendió que ahora él la estaba buscando y le regalo su sonrisa cargada de ternura, él se acercó a ella y la miraba con una mirada enamorada, sin dejar de sonreír le preguntó con curiosidad “¿todavía me quieres?”; comienzan a repicar unas campanadas de una iglesia cercana y ella comprende que ya había soñado este momento, era un sueño dentro de un sueño, nuevamente vuelve a soñar ahora está en su casa, se dirige a la puerta de la calle, siente que debe salir, al abrir la puerta sabe que ya no falta mucho para que por fin él pueda encontrar el camino hasta llegar a ella, al encontrarse se abrazan como si no se hubieran visto en mil años, ella sigue con la curiosidad de saber la respuesta y le susurra “¿todavía me quieres?”, pero con el sonido de un despertador se acaba el sueño. Ahora está caminando y llega hasta una puerta cerrada, pero decide no tocar el timbre y la puerta se abre, nuevamente ambos vuelven a encontrarse y ella se da cuenta que se trata de un sueño por eso nuevamente le pregunta la misma pregunta; “¿todavía me quieres?" pero él se queda en silencio, simplemente no dice nada, el despertador está sonando molestosamente y ella decide apagarlo, luego sale a caminar hasta llegar a una plaza que no conoce y observa que otra vez él está por ahí caminando sin rumbo, se sucede por fin el encuentro y se abrazan desesperadamente, se besan con un beso desbordado de pasión, ella con sus ojos cerrados le pregunta "¿todavía me quieres?" pero al final otra vez se queda nuevamente sin escuchar la respuesta, porque será que los sueños se acaban en el momento menos esperado.

Está lloviendo y es una de aquellas tormentas de las que se quedan en la memoria por mucho tiempo. Es la última flota, la terminal está casi desierta, una pareja permanece sin abordar el último transporte, fluye una conversación sin testigos, al final el vehículo comienza lentamente a moverse, ya no queda más por decirse y ella ingresa rápidamente al transporte sin despedirse, la puerta se cierra y él se queda en el andén de la Terminal escuchando por los parlantes la salida de una próxima flota que tiene un destino que no le interesa, la flota que había abordado ella se aleja cada vez más, abandonando la terminal, él jamás pensó que pasarían 33 años para que se volvieran a ver, sí lo hubiera sabido, su respuesta habría sido distinta.

Sigue lloviendo, él guardaba silencio mientras ella seguía contándole la historia de su sueño, entonces por fin un taxi se detuvo, ella sonríe mientras le dice, como pidiendo disculpas "que esperaba no haberle molestado con su historia", él abrió la puerta del taxi para que ella pudiera ingresar, mientras la protegía de la lluvia con la sombrilla, pero un inesperado y fuerte viento arrojó la sombrilla bien lejos, ahora sí todo tenía sentido, tomándola de su mano para que no pudiera ingresar al taxi, después le dio un beso en la boca; ella se queda asombrada por lo que acaba de suceder, mientras tanto no deja de caer la lluvia y el taxista algo molesto les pregunta; sí van a entrar ó no para que pueda continuar con su ruta, por fin ella escucha la respuesta que no había escuchado en sus sueños; "sí te quiero, nunca deje de quererte" y nuevamente sus labios buscan encontrarse nuevamente con un beso y el taxi se aleja dejándolos bajo la lluvia y es que al final; el secreto de la vida es atreverse.     

Desde Yacuiba, última madrugada del año dieciséis.


miércoles, 23 de noviembre de 2016 0:13

Poema: Amores Imposibles, escrito por José Luis Claros López

Amores Imposibles
Por José Luis Claros López

No existe un imposible amor,
que no pueda conquistarse
con un beso y con una flor,
con una mirada y con una caricia
dulce como canción de cuna;
incluso hasta el sol y la luna
pueden encontrarse por la magia
de un eclipse para enamorarse.
Por eso sé, que hay una plaza, en algún lugar
en el mundo de los sueños;
donde vos y yo somos dueños
de todo el tiempo, para soñar
y volvernos a enamorar

Fotografía: Archivo Desde Yacuiba, "Mientras cae la lluvia" realizada Por José Luis Claros López

martes, 22 de noviembre de 2016 15:22

LA COLUMNA DE JOSE: Yacuiba, NO fue fundada el 22 de noviembre de 1841



LA COLUMNA DE JOSE (*)
Yacuiba, NO fue fundada el 22 de noviembre de 1841

El 22 de noviembre de 1841, el supuesto fundador de Yacuiba estaba combatiendo aún en territorio del Perú y para el 9 de diciembre de 1841, el coronel Manuel Rodríguez Magariños (que supuestamente había fundado Yacuiba menos de 20 días antes) ocupaba la ciudad peruana de Tacna. Un análisis de la situación caminera de Bolivia para finales de 1841 nos deja las siguientes interrogantes: ¿Cómo pudo Manuel Rodríguez Magariños, fundar Yacuiba en 1841 sí estaba a miles de kilómetros de distancia? ¿Era Manuel Rodríguez Magariños poseedor de algún tipo de talento sobrenatural que le permitiera estar en dos lugares a la misma vez? ¿Existía para 1841 algún medio para desplazar una distancia de miles de kilómetros en sólo cuestión de horas? ¿Realmente aquel famoso Decreto de 22 de noviembre de 1841 dice que debe ser fundado un pueblo llamado Yacuiba?

Es inevitable, concluir entonces que hemos vivido engañados, Manuel Rodríguez Magariños no fue nunca el fundador de Yacuiba; el Decreto de 22 de noviembre de 1841 se refiere a la colonización de las tierras del Beni no de las tierras del sur de Bolivia, para 1841 los territorios de Yacuiba eran poblados por Chanes, cuyo cacicazgo mayor estaba en la zona del Itiyuru años después se les reconoce ciertos derechos y se les cancela un monto económico por los servicios prestados de lealtad en la etapa de colonización de la zona del valle Caiza que permite la expulsión de los pueblos Tobas de la región. Pero luego, se vulneraría todo tratado y se tomaría su tierra de los Chane a la fuerza, a partir de aquel momento la zona conocida como Yacundo en el primer mapa oficial de Bolivia de 1859, empieza a poblarse hasta ser catalogada para finales del Siglo XIX como un pueblo importante que después para las primeras décadas del siglo XX contribuirá significativamente a los ingresos aduaneros del país. Hablar de Yacuiba, es hablar de los Chane, de la expulsión de los Tobas del Valle de Caiza, pero también es hablar de la consolidación de la nación Boliviana en la década del 40 del siglo XIX por su importancia estratégica en la geografía de la región. Es cierto, Manuel Rodríguez Magariños llegó a Caiza y a las riveras del Pilcomayo para mediados de la década del 40 del siglo XIX pero no es el fundador de Yacuiba, en todo caso más mérito como fundador lo tendría Cornelio Ríos un hacendado Tarijeño que por la fuerza decide arrebatarles estos territorios a los Chanes. Al final, lo que pasó es que se decidió darle una fecha de fundación a Yacuiba sin realizar un serio trabajo de investigación documental, que permita discernir con exactitud la data del primer poblamiento criollo de “Yacuiba”, ya que los primigenios pobladores de la zona eran Chanes que serían expulsados ó asimilados por los nuevos poseedores de la tierra que reclaman este derecho a poseer la tierra por la fuerza para luego legalizar tal situación ante las autoridades Bolivianas, es importante conocer la historia, pero más importante aún es descubrir la verdadera historia y no sólo conformarse con repetir de memoria la historia oficial que muchas veces está plagada de omisiones y errores.

(*) El autor, José Luis Claros López es Comunicador Social y Escritor.           
  Imagen corresponde a Tarija en el Mapa Oficial de Bolivia 1859.

VOS ERES EL VISITANTE

LA NIÑA Y EL FANTASMA Y OTROS RELATOS (CLICK SOBRE LA IMAGEN PARA DESCARGAR EL ARCHIVO)

LA NIÑA Y EL FANTASMA Y OTROS RELATOS (CLICK SOBRE LA IMAGEN PARA DESCARGAR EL ARCHIVO)
Autor: José Luis Claros López

EL PIRATA DEL PILCOMAYO Y OTROS CUENTOS

EL PIRATA DEL PILCOMAYO Y OTROS CUENTOS
El Pirata del Pilcomayo y Otros Cuentos (Tercer Libro escrito por José Luis Claros López)

VERSIARIO INVERNAL DE UN DESAMOR PRIMAVERAL

VERSIARIO INVERNAL DE UN DESAMOR PRIMAVERAL
Versiario Invernal de un Desamor Primaveral. Cuarto Libro escrito por José Luis Claros López, antología de poesías.

Archivo del blog

SITIO WEB PUR

Powered By Blogger
Blogger Templates

YACUIBA

YACUIBA

BUSCADOR

Cargando...

TRADUCE ESTE BLOG

EN LA ENTRADA DE SAN PEDRO

EN LA ENTRADA DE SAN PEDRO

MI GATITO

Seguidores