martes, 8 de mayo de 2018

DESCUBREN EN EL CHACO TARIJEÑO LAS RUINAS DE UNA CIVILIZACIÓN ANTIGUA

DESCUBREN EN EL CHACO TARIJEÑO LAS RUINAS DE UNA CIVILIZACIÓN ANTIGUA  
El pasado 5 de mayo de 2018, se realizó el sorprendente anunció del descubrimiento en la Serranía del Aguaragüea, orillas de la quebrada de Caipipendi, comunidad de Tucainty distante a 10 kilómetros, de la ciudad de Villa Montes en el Chaco tarijeño (Bolivia), de los vestigios de un fuerte construido por una cultura todavía no identificada. Las ruinas fueron descubiertas por el ingeniero geólogo y novelista Carlos Stehli Martínez y de Darwin Vega, estudiante de geología y comunario de Tucainty.
En septiembre de 2017, Vega habría guiado al geólogo Carlos Stehli Martínez y a José Bleisner, hasta el lugar, donde descubrieron las ruinas arqueológicas de gran valor histórico, de una cultura que utilizaba la arcilla para la artesanía, se dedicaban a la agricultura, sobre una extensión de cuatro hectáreas está cultura construyó un conjunto de viviendas con material; piedra de río y cantera pegadas con cemento de arcilla, rodeadas por un muro de protección con torreones y tres conjuntos habitacionales grandes.
Yo pienso que hubo gente que conocía estas ruinas, pero indudablemente no le dieron la importancia porque tal vez para los comunarios esto no era de relevancia”, señaló Stehli.
Se tiene la hipótesis, que se requirió de una gran población y apoyo logístico para la construcción del emplazamiento. La presentación del descubrimiento, se realizó en horas de la mañana, del día 5 de mayo de 2018, en el Salón Verde del Gobierno Autónomo Municipal de Villa Montes.
Marcelo Gonzales, Secretario General del Ejecutivo de Desarrollo de Villa Montes, anunció que La Gobernación Regional de Villa Montes, informados de la existencia del descubrimiento, solicitó el apoyo profesional, del arqueólogo Danilo Drakic, que pertenece al Gobierno Autónomo Departamental de Santa Cruz.
“Nosotros como gobierno regional lo único que hemos realizado, son los contactos con los entendidos en este tipo de hallazgos para realizar este tipo de trabajo. Convocamos a gente ligada en el tema de Turismo, donde tiene que ser la parte privada quien debe ser uno de los actores principales en generar esta iniciativa acompañados por la parte pública”, reveló el Secretario General del Ejecutivo de Desarrollo.
Por otro lado, el concejal Edmundo Castillo, concluida la presentación, informó a los medios locales de comunicación.
“Voy a plantear en el concejo que se tomen las medidas pertinentes para su preservación y evitar daños y saqueo, como lo recomienda el arqueólogo Danilo Drakic, vamos hacer las acciones necesarias para que se continúen los trabajos de valoración de las ruinas, de parte del arqueólogo cruceño”, informó el concejal Castillo.
Drakic, después de realizar la primera visita a la zona, dijo estar sorprendido por la magnitud de las ruinas. Estas ruinas son un patrimonio nacional, según las Leyes, por lo tanto, es obligación de las autoridades locales su protección y conservación mientras se tramitan y se cumplan las leyes.
"Es una zona bastante amplia, es una agrupación de casi cuatro hectáreas, demuestra que había gente que vivía hace miles de años aquí y que efectivamente contaba con todas las condiciones como cualquier otra cultura, no pocas personas van a poder llegar a construir una fortaleza de tan grandes dimensiones, estimamos que han podido vivir en esa zona unas 300 a 400 personas, el área es bastante extensa, esto significa que hay muchas más ruinas, existe una gran cultura que ni siquiera se ha empezado a desempolvar", explicó Drakic.
Según Stehli, el pasado 8 de abril de 2018, junto con el arqueólogo Danilo Drakic de la Gobernación de Santa Cruz, realizaron la segunda expedición y certificación en el marco de un estudio preliminar de las ruinas.
"Una vez hicimos el registro, ese sitio arqueológico ya está protegido por la Ley, el momento que un profesional hace el registro de ese sitio ya entra dentro de la protección de las entidades territoriales", indicó Drakic, que agregó entusiasmado la posibilidad que las ruinas encontradas correspondan a un pueblo ligado con los antepasados de los guaranís del Chaco tarijeño.
"Pero algo muy interesante, nos está remitiendo a quizás los antepasados de los que son los actuales guaranís, porque el material que hemos podido encontrar, evidencia el hecho de que estén enterrados en urnas, es una característica muy particular de toda la tradición tupi guaraní de hace 2000 y tantos años en el Brasil", expresó con entusiasmo por el descubrimiento Drakic.
Según el arqueólogo que realizó el anunció del descubrimiento a la población de Villa Montes, junto al geólogo Carlos Stehli, principal impulsor del descubrimiento, se trataría de una Fortaleza ubicada sobre una meseta cerca de la desembocadura del río Caipipendi.
"Estamos, hablando de una cultura regional, pero ahora distinto, no como siempre ha mostrado la historia; salvajes y que solamente atacaban y depredaban, ya cambia incluso el estigma que se tiene de lo que eran los antepasados de los que actualmente son los guaranís", concluyó Drakic delante de un auditorio integrado por diversas personalidades de la cultura en Villa Montes.
Danilo Andrés Drakic Ballivián, nació en Santa Cruz estudio arqueología en México. El año 2011, fue elegido por History Channel, para ser el conductor de la serie llamada Exploración Maya. 






domingo, 6 de mayo de 2018

HAGAMOS UNA YACUIBA MEJOR

La Columna de Jose (*)
HAGAMOS UNA YACUIBA MEJOR
Para el mes de agosto de 2018, los yacuibeños deberán decidir si aprueban o rechazan el proyecto de carta orgánica, elaborada años atrás, entiéndase que se trata de una pesada herencia política, que los actuales concejales municipales luego de su revisión por las instancias correspondientes deben socializar, lo cual no significa que tomen partido para su aprobación. No debemos olvidar que la carta orgánica yacuibeña, es el resultado del nomeimportismo de diversos sectores sumado a una mala estrategia de apertura para la inclusión de la opinión de la sociedad civil, situación que permitió que al final el proyecto sea un conjunto arbitrario de imposiciones. En esa lógica, existen cuatro consideraciones iniciales para rechazar el proyecto, en el referéndum de consulta.
El primer aspecto, el proyecto pretende perpetuar una incoherencia histórica relacionada con la identidad local, no se puede aplicar en esta situación la teoría de Eric Hobsbawm, sobre la invención de la tradición porque sí como sociedad desconocemos nuestra propia historia estaríamos condenándonos a repetir los errores del pasado. El siguiente aspecto, tiene que ver con el asunto de la geometría del poder, relacionada con los mecanismos para la selección de los representantes del ejecutivo municipal en los distritos que reclaman mayor descentralización administrativa y es que la planificación desde arriba, sucede que los vecinos están ausentes de las políticas públicas en esto el actual proyecto no es más que la perpetuación de un modelo caducado que no permite que la población se apropie de los planes, programas y proyectos que se implementan. El tercer aspecto, tiene que ver con la planificación y el control social, elementos que son necesarios para la construcción del concepto de “comunalidad” y lamentablemente la propuesta de Carta Orgánica que deben votar los yacuibeños, no es más que una visión muy ambigua, foránea con la cual se pretendería que transitemos el resto del siglo 21 con un andamiaje normativo inspirado en un municipalismo excluyente de las grandes mayorías sin el espíritu de la participación popular. El cuarto aspecto tiene que ver con la manera que fue diseñada la propuesta, en su momento existió poca información, pero también la sociedad civil organizada; pecó de nomeimportista, el resultado final es un proyecto que no representa realmente a las diversas realidades que son parte de nuestro municipio.
El desconocimiento y la dejadez, ya no debe ser la excusa para que nos impongan desde arriba destinarnos al abismo, por eso desde abajo los yacuibeños debemos atrevernos a cuestionar un proyecto que, de ser aprobado, permitirá que por varios años todo siga igual, para que hagamos una Yacuiba mejor para todos hay que cambiar el modelo.

(*) El autor, José Luis Claros López es Director de la fundación Nemboati, Comunicador Social y Escritor. 

martes, 1 de mayo de 2018

La columna de Jose: RUMBO AL BICENTENARIO DE LA BATALLA DE BIRAY PRODUCIDA EN EL CHACO TARIJEÑO DURANTE LA GUERRA DE INDEPENDENCIA

La columna de Jose (*)
RUMBO AL BICENTENARIO DE LA BATALLA DE BIRAY PRODUCIDA EN EL CHACO TARIJEÑO DURANTE LA GUERRA DE INDEPENDENCIA
Existen pasajes de nuestra historia, que pasan desapercibidas en el Chaco Tarijeño, como por ejemplo existen pocos trabajos de investigación sobre la relación del papel jugado por la geografía y población chaqueña, durante los quince años de la guerra de independencia (1809-1825), el 30 de noviembre de 1818, en el Chaco Tarijeño se produce una de las acciones de armas de la guerra de independencia, denominada la batalla de Biray (cerro El Viray al sur del municipio de Caraparí) donde se combate desde las seis de la mañana hasta las once del día (Güemes, 1984, p.319), de acuerdo con los testimonios de los partes de la batalla elaborados por los comandantes que intervinieron en el combate, por un bando el patriota Francisco Pérez de Uriondo y por el otro bando el militar del ejército Real el coronel Antonio Vigil, la batalla fue intensa, sin existir a lo largo de las horas en las que se desarrollaba una idea clara del desenlace final, los contingentes de tropas patriotas conformada por habitantes de Caraparí, Itau, del valle de Tarija y además aliados de la tribu Chane provenientes de la zona del Itiyuru al sur de Yacuiba, enrolados todos en la milicia patriota junto con algunos soldados con experiencia de combate adquirida en la fuerza regular de Güemes, enfrentaron durante varias horas a los realistas de un contingente conformado por batallones con soldados regulares llegados desde España que tenían la experiencia de luchar exitosamente contra las fuerzas de ocupación francesas del Emperador Napoleón I, fue así como pasaron de un combate inicial de trincheras, a un asalto y posterior batalla campal.
Luego de la derrota española en el Biray, el coronel Vigil deberá retroceder abandonando la zona del Chaco, justificando su retirada como una cuestión estratégica para proteger otro flanco más al norte donde las tropas españolas son débiles para detener la posible amenaza que representaba para la villa de Tarija el avance de los patriotas y de sus aliados guaranís liderados por Cumbay, la victoria de los patriotas, permitió temporalmente recuperar el control sobre la zona de Caraparí y de Itau, sin embargo, en su retirada el ejército realista tomará represalias, no sólo contra la población civil de la zona sino también contra los religiosos Franciscanos, por su apoyo a la causa de los patriotas desde allí destacaron una partida sobre Itau. Lo han incendiado todo, saqueando la iglesia y si no es por una partida nuestra también se incendia (Ibídem, p.319), el contingente de regulares de las tropas del Rey enviado para pacificar la región, derrotado por los patriotas al mando de las milicias de Francisco Pérez de Uriondo deberá retirarse forzadamente, hacia posiciones propias más al norte por la zona conocida en aquel tiempo, como de las Salinas, actual Entre Ríos, lugar en donde permanecerán, hasta 1819 cuando nuevamente recuperen las posiciones perdidas en Caraparí e Itau el año anterior, ocupándolas esta vez hasta el final de la guerra de independencia. A partir del año 1817 no llegaría ningún refuerzo europeo para los realistas del Perú (Semprún, 1998, p.157), y desde el año 1820 para ningún lugar de América.
(*) El autor, José Luis Claros López es Director de la fundación Nemboati, Comunicador Social y Escritor.
Imagen Ilustrativa, pintura que representa una escena durante la guerra de independencia de las colonias españolas de autor desconocido

lunes, 30 de abril de 2018

La Columna de Jose: El incremento al salario mínimo nacional no tiene importancia para los trabajadores yacuibeños

La Columna de Jose (*)

EL INCREMENTO AL SALARIO MÍNIMO NACIONAL NO TIENE IMPORTANCIA PARA LOS TRABAJADORES YACUIBEÑOS

Un 56% de los trabajadores yacuibeños son parte del sector informal en la economía local, por esa razón Yacuiba, no se caracteriza exactamente por contar con un gran movimiento sindical y obrero, la fuerza de movilización de la Central Obrera Regional yacuibeña, es el resultado de los sindicatos vinculados a lo público (Salud, educación, administración y empresa Pública local con representación sindical), la existencia de otros sectores sindicalizados es bastante reducida, sumando incluso durante los últimos años al movimiento de trabajadores que representan a una parte de la población yacuibeña que resulta excedentaria como fuerza de trabajo.
Pero cuáles serán las razones para que un 84% de la población no cuente con empleo en Yacuiba, posiblemente una de las causales es la escasa cantidad de fábricas o empresas locales, de acuerdo con la publicación Estadísticas del registro de comercio de Bolivia, el departamento de Tarija, registraba para enero de 2018 un total de 15.307 empresas. Sin embargo, el 79% de las empresas bolivianas registradas en Fundempresa son unipersonales. Podríamos decir, que del 100% de las empresas existentes en Tarija, por lógica muy pocas son las que cuentan con más de un empleado, aparte del hecho de que no todas las empresas existentes en el departamento de Tarija, incluyendo la ciudad de Yacuiba permiten acceder a sus trabajadores, a todos los beneficios sociales establecidos por la Ley General del Trabajo, optan por terciarizar o los obreros aceptan trabajar en negro.
Otra razón podría ser, la falta de políticas públicas que permitan que los empresarios locales puedan acceder a ciertos beneficios por ejemplo créditos con bajos intereses para mejorar sus empresas, disminución de impuestos locales a mayor cantidad de obreros dependientes, uno de los pocos ejemplos de políticas públicas de acceso a recursos que permiten incluso una reingeniería financiera de las empresas locales, serían en el Chaco los créditos provenientes del Fondo Rotatorio de Fomento Productivo Regional (FRFPR), por citar en Yacuiba, de acuerdo con datos del año 2017, de la memoria del FRFPR, se registra un total de 379 iniciativas económicas que accedieron a créditos productivos, beneficiando indirectamente a 1209 familias, estas cifras significarían que cada iniciativa económica permitió continuar o comenzar con la oportunidad laboral para un aproximado de tres personas, cada una de las cuales representa una familia. Yacuiba, de acuerdo con los datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) luego del Censo 2012 de Población y Vivienda, contaba con 15.039 habitantes que declaraban ser obreros dependientes es decir sólo un 16% de la población total del municipio eran trabajadores formales y sólo el 1% equivalente a 886 habitantes se declaraba como empresarios empleadores, por lo menos en la teoría los recursos del fondo rotatorio, han logrado llegar hasta un 43% de los empresarios o emprendedores locales que tienen obreros dependientes, pero el sector empresarial en Yacuiba; no está por encima de los niveles clasificatorios de la micro y pequeña empresa.
Por eso es evidente, que una ciudad con más del 20% de su población de acuerdo con datos del INE, declarada como trabajador por cuenta propia, tiene un elevado índice de informalidad laboral.
Tan sólo la Federación Provincial de Trabajadores Gremiales del Gran Chaco fundada el 15 de marzo del año 1983, cuenta con Personería Jurídica N° 22/96 y 22 asociaciones federadas, que aglutina a todos los trabajadores gremiales del comercio minorista, artesanos, vivanderos e instituciones afines de la Primera Sección de la Región Autónoma del Gran Chaco, aglutinando en sus filas a un aproximado del 7% de la población yacuibeña.
Estas estadísticas, reflejan la realidad del trabajador yacuibeño, para quienes el aumento salarial no significa un mejor nivel de vida, por el contrario, para los pocos trabajadores yacuibeños que tienen una relación de dependencia obrero patronal, el incremento del salario representa incertidumbre y más inestabilidad laboral.  
Ronald Nostas, presidente de la Confederación de Empresarios Bolivianos (CEPB) declaró al matutino cochabambino Los Tiempos, el pasado 29 de abril de 2018, que "hay una especie de ceguera voluntaria que no quiere ver la gravedad del problema del empleo en Bolivia y persisten en el propósito irracional de reducirlo al tema salarial", para el empresariado boliviano, el incremento salarial y el anuncio de un posible doble aguinaldo el 2018, sólo provocan la inviabilidad económica de quienes generan fuentes de trabajo y de manera paralela aumentan las barreras para la formalidad y el empleo decente. En Yacuiba, una gran mayoría del 56% de los trabajadores de la economía informal, ganan cada mes por debajo del salario mínimo nacional y un gran porcentaje de los trabajadores de las pocas micro y pequeña empresa local, trabajan en negro, es por esas dos razones fundamentales que, para una gran mayoría de los trabajadores yacuibeños, el incremento al salario mínimo nacional es algo intrascendente y sin importancia, para la gran mayoría de los trabajadores víctimas de la precariedad laboral en Yacuiba, lo importante hoy es llegar a fin de mes con la menor cantidad de deudas posibles y por el otro lado la única ilusión para esa cantidad en aumento de pobres trabajadores desocupados, es sólo el sobrevivir.


(*) El autor, José Luis Claros López es Director de la Fundación Nemboati, Comunicador Social y Escritor.

miércoles, 18 de abril de 2018

El oficialismo en la universidad de los tarijeños perdió la mitad del apoyo estudiantil en menos de seis meses

La Columna de Jose (*)
El oficialismo en la universidad de los tarijeños perdió la mitad del apoyo estudiantil en menos de seis meses

Los resultados adversos para el oficialismo en la universidad de los tarijeños, en la elección gremial estudiantil revelan un escenario de desilusión, antes derrocar a los referentes del anterior sistema demoró cuatro años ininterrumpidos de campaña permanente, sin embargo, una vez en el poder las nuevas autoridades tanto en Tarija como en Yacuiba pecaron por su soberbia y creer que lograron sin ayuda, una victoria que representaba un capital político que se fue disolviendo conforme pasaban los meses y el problema es que se tiene miedo de hacer lo correcto de tomar decisiones que cambien el modelo; no se trata únicamente de realizar supuestos cambios que son maquillaje, por ejemplo en Yacuiba el antiguo reducto de la rosca de un tiempo a esta parte, no cambio nada, el poder en la universidad sigue siendo manejado por una minoría docente, el gremio estudiantil continua sin comprender que necesita un liderazgo de verdad que sea capaz de colocarse del lado de los estudiantes siempre y no sólo sea con el discurso para luego bajar la cabeza cuando los docentes exigen sumisión. El cogobierno significa que los docentes no pueden decidir sin consultar a los estudiantes, pero los docentes consiguieron que los estudiantes acepten, que deben callar y obedecer lo cual significa la imposición de una figura dictatorial.
La realidad en la universidad de los tarijeños, es que hay una universidad de primera en capital y una universidad de segunda en el Chaco, los problemas académicos en Yacuiba llegan hasta el cielo, pero se prefiere ocultar la verdad, el pasado se repite de nuevo en el presente y los perjudicados serán siempre los estudiantes.
Luego de muchas vueltas, por fin se realizaron elecciones estudiantiles en la universidad de los tarijeños, el oficialismo fue a la elección con el convencimiento que superaría los resultados del año pasado en el gremio estudiantil, pero la felicidad se transformó en una tragedia que les arruino la fiesta, cayeron estrepitosamente por la voluntad de los estudiantes, que dice que 5 de cada 10 estudiantes que hace algunos meses votaron por el llamado “cambio” dejaron de confiar en el frente oficialista, que quiere decir esto; que los estudiantes le dieron un voto castigo a la soberbia y la falta de decisiones que garanticen una mejor calidad académica. La universidad de los tarijeños, perdió su alma hace mucho tiempo y por eso ahora pide una reforma, ambos ideales, liderar una reforma y el recuperar el alma de la universidad intentarán ser empujados a un calabozo porque afectan a los intereses de una minoría, pero la historia enseña que no existen cárceles que aprisionen los ideales.


(*) El autor, José Luis Claros López, es Director de la Fundación Nemboati, Comunicador Social y Escritor.  
     

martes, 10 de abril de 2018

LOS YACUIBEÑOS EL 2018 UTLIZAREMOS EL 2% DEL PRESUPUESTO MUNICIPAL PARA REALIZAR REFERÉNDUMS

La columna de Jose (*)
LOS YACUIBEÑOS EL 2018 UTLIZAREMOS EL 2% DEL PRESUPUESTO MUNICIPAL PARA REALIZAR REFERÉNDUMS  
Los políticos yacuibeños, los hay buenos y los hay malos, a los malos el pueblo deberá en su momento castigar en las urnas, pero ahora va el siguiente detalle vivimos el peor año de una recesión financiera que golpea la economía local, pero a nuestra clase política local, esta situación parece importarle muy poco, sí según señalaba Ramiro Vallejos esperaban recibir para el 2018 un aproximado de 221 millones de bolivianos, eso quiere decir que durante los siguientes meses, para materializar los referéndum por cartas orgánicas y el revocatorio serán gastados el equivalente al dos por ciento del presupuesto total del gobierno municipal.
A finales de agosto del presente año, los yacuibeños vamos a encontrarnos frente a las urnas con una escaza información, pero deberemos decidir entre aceptar un contrato social a la fuerza o empezar de cero, considerando que restan solamente algo así de 14 semanas para la realización del referéndum de aprobación de la carta orgánica municipal. De acuerdo con la información proporcionada por autoridades locales y por funcionarios del Tribunal Electoral Departamental (TED) de Tarija, el costo del referéndum por la carta orgánica municipal yacuibeña será de aproximadamente dos millones de bolivianos. Supongamos que será casi un costo similar el realizar todo lo necesario para realizar sí saliera procedente, alguno o ambos revocatorios de mandato que actualmente fueron planteados, fueron entregados en la fecha prevista los libros para revocar al actual alcalde de Yacuiba Ramiro Vallejos y al asambleísta departamental Wilman Cardozo.  
Los recursos para solventar el costo de ambos referéndums, provienen del cada vez más disminuido presupuesto del gobierno municipal, que por esta causa deberá ser modificado. Las consecuencias significarán, que alguna obra, plan, programa o proyecto por implementarse o ya en ejecución será eliminado inevitablemente o paralizado indefinidamente, quizás en el mejor de los casos postergado para el año 2019, pero por otro lado la decisión de cual obra paralizar o cual proyecto eliminar, será difícil y además generará un costo político tremendo. Esperemos que la decisión sea la que menor impacto negativo produzca para una sociedad local cada vez más golpeada por las malas noticias y por la recesión financiera que afecta la frágil economía de los hogares yacuibeños. Un estudio presentado el pasado mes de marzo, por la Fundación Nemboati revelaba la existencia en nuestro municipio de una grave situación en lo que se refiere al tema del empleo, por citar un ejemplo el 88% de la población de San José de Pocitos está desempleada. Por otro lado, existen familias yacuibeñas que cocinan con diez bolivianos al día, la falta de vivienda es también otro problema que nadie quiere ver, el movimiento Sin Techo yacuibeño ha crecido dramáticamente hasta la cifra del 800% durante los últimos 4 años. La inseguridad ciudadana, la calidad de los servicios básicos que no satisfacen al vecino, son elementos que hablan de una Yacuiba que no sólo está en crisis, sino que vive una gran depresión. Capaz que ningún vecino piensa en este momento que la clase política local pueda sacar a Yacuiba de la gran depresión. Y ahora, ¿Quién podrá salvarnos?  
(*) El autor, José Luis Claros López es Director de la Fundación Nemboati, Comunicador Social y Escritor.


domingo, 25 de febrero de 2018

La Columna de Jose: LA COMUNALIDAD Y LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA EN LAS POLÍTICAS PÚBLICAS LOCALES.

La Columna de Jose (*)
LA COMUNALIDAD Y LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA EN LAS POLÍTICAS PÚBLICAS LOCALES.

Comunalidad, es lo opuesto a la individualidad, es una apuesta por otra visión del mundo una en donde no son el mercado ni el poder los motores de la existencia. Para el etnólogo José Manuel Del Val, “la comunalidad es una articulación de lo humano, toca presente, pasado y futuro”. Justamente para el caso yacuibeño, existe una especie de voto secreto establecido por las elites locales que tiene por objetivo la negación del pasado, el olvido como una mala señal para que luego de un cierto tiempo se vuelvan a cometer los mismos errores. Alcides Arguedas, atribuyo al ex presidente boliviano José María Achá haber dicho: “Bolivia no tiene memoria”. Tal parece que Yacuiba, tampoco tiene memoria, cuando trasladamos está concepción a la cuestión de la elaboración de planes, programa y proyectos que deben ser parte de una agenda de un Plan de acción que implemente políticas públicas que posean la cualidad de tener continuidad y no sólo responder a factores coyunturales, encontramos que casi todo lo que se propone para los vecinos, se transforman con el tiempo en elefantes blancos, se puede definir a un “elefante blanco” como activos que tienen un costo de mantenimiento mayor que los beneficios que pueden aportar. También se puede extender a aquellos que proporcionan beneficios a unos, pero ocasionan problemas a otros.

Por esa razón es importante, que los vecinos se den cuenta que deben despertar y hacer a un lado su silencio en temas políticos, tienen que ser capaces no sólo de criticar, sino también de proponer y ayudar con la propuesta desde abajo en la construcción de una Yacuiba mejor. Los de abajo, los vecinos yacuibeños de todos los barrios y sus comunidades, debemos asumir también la corresponsabilidad en la situación actual de crisis que vive Yacuiba, la solución de la crisis es un plan de emergencia, pero también es cambiar el modelo, cambiando el modelo local e implementando desde abajo políticas públicas en espacios de participación ciudadana podremos garantizar la planificación de recursos públicos, en planes, programas y proyectos que beneficien a todos pero también se necesita garantizar un permanente control social. No basta con cambiar autoridades, cambiar autoridades es como cambiar al conductor, pero el conductor sólo conduce y el pueblo acompaña, sí el pueblo acompaña entonces debe asumir la responsabilidad de permanecer despierto y advertir al conductor las equivocaciones que cometa para que así pueda conducirnos a todos rumbo al buen destino al que deseamos llegar. La crisis financiera que golpea cada día más los hogares yacuibeños, es un problema, como también es un problema la disminución de la confianza en la clase política para gestar políticas públicas que de verdad solucionen los problemas de la gente, pero no existen problemas que no tengan solución; como dijo Lyndon Johnson: “No hay problema que no podamos resolver juntos, y muy pocos que podamos resolver por nosotros mismos”.

(*) El autor, José Luis Claros López es Comunicador Social y Director de la Fundación Nemboati.



    

domingo, 18 de febrero de 2018

La Columna de Jose: PORQUE LOS YACUIBEÑOS, DEBERIAMOS RECHAZAR LA CARTA ORGÁNICA MUNICIPAL.

La Columna de Jose (*)
PORQUE LOS YACUIBEÑOS, DEBERIAMOS RECHAZAR LA CARTA ORGÁNICA MUNICIPAL.

Desde la perspectiva del concepto de la comunalidad, el problema en la cuestión de la Carta Orgánica Municipal de Yacuiba, es que fue diseñada siguiendo un criterio en el cual los de abajo, participaron poco y nada, no tanto porque no quisieran, sino porque no les dejaron, el proceso para elaborar el proyecto de carta orgánica en Yacuiba, no fue inclusivo para las voces de las grandes mayorías, que deberán ir a votar por una Carta Orgánica que a nadie la importa socializar, según funcionarios del Tribunal Electoral de Tarija, el referéndum para decidir sobre la carta orgánica en Yacuiba, se desarrollará en julio de 2018, eso quiere decir que los vecinos de Yacuiba, deberán votar por algo que lamentablemente desconocen y que sí es votada por la mayoría de manera positiva, regirá los destinos de nuestro pueblo durante muchos años.

Hay que construir desde abajo, para que las cosas en Yacuiba puedan mejorar, la cosa es proponiendo cambiar el modelo, solamente cambiando el modelo actual, podemos soñar con la posibilidad de construir una sociedad distinta. Es necesario, la construcción de un modelo diferente, más inclusivo para las mayorías, que cambie la concepción del modelo económico asociativo que se utiliza para el fomento del desarrollo productivo local y reemplazarlo por el sistema cooperativo, es importante que las grandes mayorías puedan tomar el poder, ejerciendo un verdadero control social, influyendo positivamente para la creación de políticas públicas que realmente cambien la vida de la gente; para lograrlo es necesario ir más allá del actual sistema en el cual los de arriba, terminan decidiendo que los recursos de todos se destinen a cosas intrascendentes, que no solucionan las problemas y necesidades básicas insatisfechas de la gente. Para lograr, estos cambios, sólo hay un camino, ese camino es rechazar la carta orgánica propuesta y trabajada entre cuatro paredes, para regresarle al pueblo la oportunidad de construir desde abajo un proyecto nuevo que cambie realmente al modelo, permitiendo a los Yacuibeños, soñar con un futuro mejor y es que al final, la democracia debe resolver los problemas cotidianos que tienen los vecinos.


(*) El autor, José Luis Claros López es Director de la Fundación Nemboati, Comunicador Social y Escritor.   

    

domingo, 11 de febrero de 2018

La columna de Jose: LOS POLITIQUEROS SON LOS ENEMIGOS DE YACUIBA

La columna de Jose (*)
LOS POLITIQUEROS SON LOS ENEMIGOS DE YACUIBA

Los politiqueros yacuibeños, en realidad son vendedores de mierda que utilizan a la gente prometiendo el cambio, pero cuando ganan ya no quieren cambiar nada, en Yacuiba, los politiqueros acostumbran a sacarse fotografías, entregando al pueblo regalos que no salen de su bolsillo sino del presupuesto público, se bajan del lujoso auto y caminan por las calles que ayudaron a mantener en el subdesarrollo solo cuando son días de campaña, prometerían hasta vacaciones en la luna, pero jamás se atreverían a utilizar los impuestos de los vecinos en generar condiciones de vida más dignas para los de abajo, el discurso de los politiqueros yacuibeños, cada vez convence menos pero lamentablemente los votantes prefieren soportarlos porque no encuentran todavía un discursos diferente, con ideas no destinadas a enamorar a la gente, sino a transformar y dar solución a la realidad económica local, los yacuibeños están convencidos que los enemigos son los politiqueros, porque para los politiqueros, el enemigo no es el subdesarrollo, para los politiqueros, el enemigo no es la pobreza de los de abajo, para los politiqueros, el enemigo no es la falta de inversión en la educación pública, para los politiqueros, el peor enemigo resulta ser otro politiquero. Mientras el poder en Yacuiba siga en la manos de los politiqueros, los problemas seguirán sin ser solucionados, pasaran los años y quizás cambiemos al alcalde, pero sí entregamos el gobierno del pueblo a otro politiquero, los de abajo seguiremos lamentando que con cada lluvia Yacuiba quede bajo el agua, otros sufrirán por la falta de agua en días de sequía, los servicios básicos seguirán sin ser para todos, la corrupción va continuar siendo el pan nuestro de cada día y la economía local seguirá estando mal. 

El problema, no es quien promete más o quien cumple menos. Cada cierto tiempo los yacuibeños podemos votar y cambiar a nuestro alcalde, pero la ilusión del cambio se acaba pronto, entonces los vecinos escriben en los muros que los políticos son corruptos y que nunca trabajan para solucionar los problemas de los vecinos. Los de abajo podemos cambiar al político que gobierna, pero esa no es la solución a los problemas, la solución a los problemas de los yacuibeños pasa, por cambiar el modelo y construir desde abajo un sistema distinto, que sea inclusivo, diseñando una planificación de las políticas públicas que responda realmente a dar satisfacción a las necesidades básicas. En Yacuiba, los de abajo somos víctimas del mal gobierno. Pero, por otro lado; “el pueblo tiene, en todo tiempo, el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno”.

(*) El autor, José Luis Claros López es Comunicador Social y Escritor. 




Seguidores